OMPRESS-R. D. DEL CONGO (8-04-19) En la exhortación apostólica post-sinodal “Christus vivit”, el Papa Francisco reconoce a Isidoro Bakanja como ejemplo para los jóvenes de hoy. La Iglesia de la República Democrática del Congo ha agradecido esta mención a un compatriota suyo: “El corazón de la Iglesia también está lleno de jóvenes santos, que entregaron su vida por Cristo, muchos de ellos hasta el martirio”. Entre estos jóvenes menciona a Isidoro: “El beato Isidoro Bakanja era un laico del Congo que daba testimonio de su fe. Fue torturado durante largo tiempo por haber propuesto el cristianismo a otros jóvenes. Murió perdonando a su verdugo en 1909”.

Ya fue mencionado por San Juan Pablo II en otra exhortación post-sinodal, Ecclesia in Africa: “¿Y cómo no recordar al beato Isidoro Bakanja, mártir de Zaire, que tuve el privilegio de elevar al honor de los altares durante la Asamblea especial para África?”.

Isidoro Bakanja (1885-1909) fue un joven congoleño nacido en Bokendela. Bautizado católico, se convirtió en catequista laico. Contratado en una empresa colonial belga, sufrió la persecución del director de la agencia que se oponía con dureza a la evangelización de sus trabajadores. Azotado hasta sangrar, murió de sus heridas el 15 de agosto de 1909.

El beato Isidoro Bakanja es reconocido por la Iglesia Católica como un mártir de la fe. El Papa Juan Pablo II lo beatificó el 24 de abril de 1994. Su fiesta litúrgica se celebra el 12 de agosto.