En Gesto, la revista de los pequeños misioneros, hemos vivido un año con la mirada puesta especialmente en nuestros hermanos migrantes. Nuestros pequeños lectores han descubierto así que el mismo Jesús, siendo muy pequeño, tuvo que dejar su casa y su tierra para salvar su vida. Herodes le buscaba para matarle y –por inspiración divina- sus padres, José y María, hubieron de huir a Egipto, y emprender un difícil viaje hacia lo desconocido. La propia familia de Nazaret se convirtió en un familia migrante, que tras atravesar un peligroso camino hubo de refugiarse durante años en otro país, en un lugar de costumbres y cultura desconocida.

Por ese motivo, durante el pasado curso, los pequeños misioneros, a través de la revista Gesto, las catequesis y las distintas actividades de Infancia Misionera, han podido conocer a fondo esta etapa de la vida de Jesús y adentrasse junto a Él refugiado en Egipto.

Si te lo perdiste, aún puedes leer todas las revistas y encontrar estos materiales en nuestra web. Y así, adentrarte tú también en lo que significa y supone una experiencia de migración, como laque vivió Jesús para conocerla desde la mirada misionera.

Y es que los misioneros tienen mucho que decir sobre las migraciones. Empezando por una misionerísima como Santa Francisca Cabrini, la patrona de los migrantes, a los que dedicó su vida.

Hemos visto que hablar de ello ha abierto los ojos de miles de niños españoles y les ha hecho conocer una situación que desgraciadamente están viviendo muchos compañeros y muchas familias en el mundo. Muestra de ello son los programas de radio que prepararon en el concurso de podcast de Infancia Misionera.

Además, enviaron muchos mensajes y dibujos a la revista Gesto en los que demuestran que este momento de la vida de Jesús ha tocado su corazón.  Por ejemplo el de Rocío, que nos decía en una carta:

Si yo me encontrara a Jesús y su familia huyendo, les hablaría, y les preguntaría si necesitan ayuda, e intentaría protegerlos, sobre todo al Niño, lo cogería y lo escondería debajo de mi chaqueta y correría mucho hasta ponerlo a salvo. Volvería a por María y José para que estuvieran los tres tranquilos. A veces sale en la tele que hay mamás y papás que huyen y nadie les ayuda. Ojalá no pasara esto nunca a nadie».

Pero lo mejor, sin duda, ha sido comprobar cómo los pequeños misioneros han sido fieles a su lema “los niños ayudan a los niños” y se han puesto en marcha para rezar sin descanso por cada uno de los niños que, como Jesús, hoy viven refugiados lejos de sus casas. De hecho, la ayuda que envían cada año a Infancia Misionera a través de sus huchas del compartirya ha llegado a más de 16.000 niños refugiados de todo el mundo.

A ellos precisamente dedicamos uno de los videos de nuestro canal de YouTube Play Gesto. En él, pusimos rostro a alguno de estos pequeños hermanos refugiados, pero también te hemos contado sus historias de la mano de distintos misioneros, en unos interesantes reportajes que pudisteis leer en Gesto:

 

Aunque el recorrido por Egipto y las migraciones terminó, todo ha quedado en nuestra web para que lo recordéis siempre. Es importantísimo seguir conociendo esta realidad y rezando juntos, para que todos los refugiados del mundo puedan volver pronto a casa como Jesús, que pudo regresar a Nazaret. Así lo dijimos en nuestra página final que puedes descargar aquí.