OMPRESS-BURKINA FASO (8-01-18) El padre Manuel Gallego, misionero andaluz en Burkina Faso, miembro de la Congregación de los Padres Blancos, habla sobre la Navidad pasada en este país de África y cuál ha sido su petición a los Reyes Magos.

“Desde el mes de Marzo estaba en España por motivos de enfermedad y mi vuelta a Burkina Faso fue el 9 de diciembre, ya que quería pasar la Navidad con la gente de nuestra Parroquia de San Juan Bautista; ¡y no me equivoqué!

Los primeros días, muchas visitas de los diferentes grupos parroquiales e incluso del Arzobispo de Bobo, Mons. Paul Ouedraogo; algunos regalos también para marcar la alegría de mi vuelta… cuando tenía un poco de tiempo libre me dedicaba a limpiar el polvo de los armarios, mesas, la ropa… después de nueve meses ausente, todo sentía a polvo… este año desgraciadamente no ha habido muchas lluvias.

La semana del 18 al 25 de diciembre ha sido muy intensa, ya que aquí la Navidad es un tiempo en el que se vive con mucha fuerza la preparación del nacimiento de Nuestro Señor: momentos de oración, confesiones, limpieza de la iglesia, decoración… todo debía estar listo para el 24. Ese día tuvimos la Misa del IV Domingo de Adviento a las 8 de la mañana; a las 15 horas, la Misa de Navidad para los niños; a las 21 horas la “Misa del gallo” y el 25, a las 8, Misa de la Natividad y bautizo de 26 bebés; como os podéis imaginar la iglesia estuvo llena en todas las celebraciones y mucha gente en los alrededores de la iglesia… habíamos alquilado un equipo potente de megafonía para que la Buena Noticia llegara bien a todos los sitios, ¡aunque alguna veces era de miedo los ruidos que hacían los micros!

Otro motivo de alegría, nuestra iglesia estaba llena de bancos recién estrenados… ¡los otros años, cada uno traía su silla o su taburete a la iglesia!

Como Párroco al final de cada celebración me dirigía a la asamblea para dar las gracias a todos por su compromiso, desear lo mejor para el 2018 y saludar a las personas que venían de la religión musulmana, de la religión tradicional, de otras confesiones cristianas… ya que ‘Jesús nace para todos’.

Creo que a todos les ha impactado mucho el hecho de dejar la familia, los amigos, las calles y los comercios iluminados de Europa y que ven por la TV… y volver a Bobo, para estar con ellos para celebrar la Navidad.

Algunos después de las Misas me decían que saludara a mi hermano Antonio Damián, a mi familia, a los amigos y que rezan por ellos.

La vida continúa y ya estamos preparando la Santa Familia, la Vigilia del 31 de diciembre, el 1 de enero… y pedimos a los Reyes Magos muchas cosas, pero sobre todo, PAZ y FRATERNIDAD para Burkina Faso y para todos los países de África y del mundo entero”.