OMPRESS-PANAMÁ (24-01-19) El Papa ha aterrizado en Panamá a las 16:15 hora local – 22:15 de ayer en España – en el Aeropuerto Internacional de Tocumen para participar en la 34° Jornada Mundial de la Juventud, en lo que constituye el viaje apostólico número 26 de su Pontificado.

Cerca de dos mil peregrinos se dieron cita en el Aeropuerto, donde fue recibido por el Presidente de Panamá, Juan Carlos Varela Rodríguez, acompañado por su esposa; así como por el Nuncio Apostólico, Miroslaw Adamczyk, y un pequeño grupo de niños vestidos con los trajes nacionales típicos que le entregaron un ramo de flores.

La bienvenida se dio al ritmo de la canción popular y emblemática del pueblo panameño, titulada: “Panameña”, pieza musical interpretada por una banda sonora. Un grupo de danza adornaba el escenario con la alegría propia de la región. A continuación el Papa Francisco se desplazó entre jóvenes y personas que se aglomeraron para recibirlo. Posteriormente Francisco subió a un pequeño vehículo con las ventanas abiertas, a través de las cuales saludaba al público y en el que se transportó hasta la Nunciatura Apostólica.

Tras saludar a las autoridades y escuchar los himnos de ambos Estados, el del Vaticano y el de Panamá; el Pontífice saludó a los presentes con gran alegría a pesar de las casi 13 horas de vuelo; y posteriormente se trasladó a la Nunciatura Apostólica a unos 28 kilómetros.

El martes ya tuvo lugar la Misa de apertura de la Jornada Mundial de la Juventud, en la Cinta Costera, la hermosa zona ganada al mar en la ciudad de Panamá. Ante los miles de peregrinos de 150 naciones congregados por la JMJ, el arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, les dio las gracias por su presencia, que hacía que Panamá se convirtiera en “la capital de la juventud del mundo”. También dio las gracias al Papa Francisco por “darnos la oportunidad de hacer una JMJ para la juventud de las periferias existenciales. Especialmente la juventud indígena, y los que son forzados a migrar. También los que viven las consecuencias de la delincuencia, la falta de recursos, la violencia y tantos otros males”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer