OMPRESS-ROMA (7-02-18) Mañana, 8 de febrero, se celebra la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la trata de personas. Desde la Conferencia Episcopal Española animan a sumarse a esta jornada participando en las diversas vigilias de oración convocadas por las diócesis, informándose sobre la terrible lacra que constituye la trata de personas en el mundo, y participando como voluntario en las actividades prevención.

Hace cuatro años el Papa Francisco convocaba por primera vez esta jornada con el lema “Una luz contra la Trata”. Elegía el día de la memoria litúrgica de Santa Josefina Bakhita, la religiosa sudanesa que padeció durante gran parte de su vida los sufrimientos de la esclavitud.

Este año 2018, la Jornada de Oración y Reflexión tiene como tema los flujos migratorios: “Emigrar sin trata. Sí a la libertad, no a la esclavitud”. Un lema con el que llamar la atención sobre la situación actual, que arroja cifras escalofriantes de personas que emigran de sus países de origen y terminan siendo víctimas de la trata. El número de víctimas aumenta de año en año. Siguen siendo millones los hombres y mujeres, niños y adultos, víctimas de trata en todo el mundo.

Promueve esta Jornada el Comité para la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata, coordinado por Talitha Kum, la Red Internacional de la Vida Consagrada que lucha contra esta lacra, con la colaboración de diversas instituciones internacionales.

Las religiosas y religiosos están en primera fila en esta lucha que es de todos. Por eso, Talitha Kum es una red de redes, que favorece la colaboración y el intercambio de información a mujeres y hombres consagrados en 70 países, para luchar de modo decidido contra el tráfico de seres humanos.