OMPRESS-AUSTRALIA (27-10-20) Numerosos “story tellers” “contadores de historias” han visitado las parroquias de diócesis australianas con motivo del mes misionero de octubre y la celebración del Domund, todos ellos jóvenes y Embajadores de la Misión voluntarios. Este es el título que han recibido quienes se han sumado a esta iniciativa única dirigida a los jóvenes por Catholic Mission, las Obras Misionales Pontificias de Australia.

Todo comenzó en Brisbane, cuando 20 colegios de esta diócesis australiana acordaron invitar a sus estudiantes a que fueran Embajadores de la Misión, durante el mes misionero de octubre, y actuar como tales en las celebraciones de los fines de semana en las parroquias. El director diocesano de Brisbane, David McGovern, reconocía que “es la primera vez que nos embarcamos en un programa tan ambicioso de participación estudiantil con nuestras parroquias”. La campaña inicial involucró a 84 estudiantes capacitados que se dirigían a parroquias locales para hablar en las misas de fin de semana. Los estudiantes tuvieron varias sesiones online de preparación a su labor, antes de visitar sus parroquias locales, de manera que tuvieran recursos y medios para que sus visitas a las parroquia fueran todo un éxito. Es una iniciativa que se está extendiendo a todo el país.

A nivel internacional, la secretaria general de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera, sor Roberta Tremarelli, ya reconocía hace unos días en una entrevista en la agencia Fides que “los niños y los jóvenes son protagonistas del mes misionero y de la animación misionera en todo el mundo”. Y añadía que “son los jóvenes los discípulos misioneros que evangelizan, a través de la oración y el testimonio de Jesús en las escuelas, en sus propios hogares, en los lugares que frecuentan con sus compañeros”. Por ello, decía la hermana Roberta se debe alentar a los niños, jóvenes y adolescentes a desarrollar su espíritu misionero “ayudándoles a compartir la fe y los medios materiales, especialmente con los niños más necesitados”.

Este año, el mes misionero de octubre en Australia se ha centrado en la labor esencial de los sacerdotes, religiosos y misioneros laicos en Camboya, apoyando a las personas con discapacidad y sus familias. Mons. Enrique “Kike” Figaredo Alvargonzález, un incansable defensor de las personas con discapacidad en Camboya, se ha convertido en un rostro familiar durante estos días.