OMPRESS-VALENCIA (25-11-20) La hermana Débora Vidal, de la Congregación Pureza de María, ha puesto en marcha una campaña de recogida de juguetes para los niños de Venezuela, un país con inmensas necesidades, entre ellas de las sonrisas de los niños. Según informa AVAN, esta religiosa valenciana, que se encuentra en Valencia pero que en unos días volverá a su destino misionero en Venezuela, explica que, en Venezuela, “los niños tienen hambre y a veces el único alimento que toman en todo el día es el que repartimos en el colegio”. “Hasta que no se vive es muy difícil de creer la situación que padece Venezuela y aunque lo urgente es enviar comida y medicamentos, los niños venezolanos también se merecen tener juguetes en Navidad, por eso he puesto en marcha esta campaña solidaria”, explica la religiosa.

En Venezuela lleva cuatro años como directora general de un colegio que pertenece a la red de centros Fe y Alegría, dedicada a la escolarización de los más desfavorecidos. Además, también colabora con la asociación Hogar de Cristo, fundada en Chile para atender a los olvidados de la sociedad, mediante el reparto de comida a niños, ancianos y personas que lo necesitan.

La campaña de recogida de juguetes está siendo un éxito. La gran acogida de la iniciativa a través de las redes sociales en pocas horas la ha sorprendido “pero no me extraña porque las cosas de Dios ruedan solas y así ha sido” pero es consciente de que además de juguetes necesitará ayuda económica para hacer realidad este proyecto, puesto que este tipo de envíos conlleva un desembolso elevado.

La campaña #unJugueteParaVenezuela se está desarrollando desde el pasado viernes y durará hasta el próximo domingo 29. Los juguetes están llegando a dos locales en la calle Manuela Estellés, 87, de Valencia, cedidos por unas amigas de la comisión fallera Barrio Beteró y por la Asociación Vecinal Virgen del Carmen Beteró. “No quiero alargar más la recogida para poder hacer el envío cuanto antes y que los juguetes lleguen a final de diciembre o principio de enero, porque lo bonito es que los niños los reciban en fechas navideñas”, explica la misionera.

Todas las personas interesadas en colaborar con esta iniciativa pueden hacerlo de dos formas: con una donación económica o bien llevando juguetes a los locales mencionados. Eso sí: tienen que ser “bonitos, buenos y limpios, es decir, que la gente no traiga algo que vaya a tirar a la basura, roto o estropeado, sino que estén en buen estado, con todas las piezas y que funcionen bien: deben ser artículos dignos”, precisa.

El 30 por ciento de los niños en Venezuela registran desnutrición crónica, porcentaje comparable con países africanos como Chad o Camerún, según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, que corresponde al periodo noviembre 2019 – marzo 2020, presentada el pasado mes de julio. El informe, elaborado por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Simón Bolívar (USB), revela, entre otros muchos datos, que casi ocho de cada diez venezolanos se encuentran en situación de pobreza extrema, lo que supone 22 millones de personas de un total de 28 millones.