OMPRESS-AUSTRALIA (4-12-20) Tiene 11 años, y gracias a las ayudas que Infancia Misionera envía a la Lideta Catholic Cathedral School, de Addis Abeba, en Etiopía, puede ir a la escuela. Missio Australia, las Obras Misionales Pontificias, agradecen a los fieles australianos el apoyo dado al programa de becas para esta escuela etíope.

La madre de Kaleb, Ayana, es la única que trabaja por sostener a su familia de siete miembros. Todo con sus pequeños ingresos como vendedora ambulante. Desgraciadamente, el covid-19 ha afectado a los ingresos de esta madre de familia, haciendo que le sea imposible cubrir la pequeña cuota escolar de sus hijos. Como muchos otros, la promesa de empleo y de una nueva vida les llevó a la capital de Etiopía, pero lo que encontraron fue pocas oportunidades laborales y mayor coste de la vida. Esto lleva a muchos padres a intentar cubrir lo básico, alimento, vivienda… haciendo que la escuela y la educación pasen a un segundo plano.

La hermana Carmen Sammut, en colaboración con Missio Australia, ha creado un programa de becas para ayudar a que los hijos de estas familias pobres puedan tener una educación de calidad. Y es que la Lideta Catholic Cathedral School, con más de 50 años de existencia, la única institución de educación católica en Addis Abeba, gracias a estas becas, da la oportunidad de recibir educación en una de las mejores escuelas del país.

El “Christimas Appeal”, el llamamiento de Navidad de Missio Australia, busca que Kaleb y muchos niños como él puedan recibir como regalo de Navidad “el don de la educación”. Así lo ve la hermana Carmen, para ellos, “esta es una oportunidad de oro para acceder a una beca”, y la educación que recibirán y “la formación ética de la escuela dejará su huella positiva en los estudiantes y les ayudará a convertirse en buenos ciudadanos, con educación y a devolver esto a su comunidad”.