OMPRESS-TOLEDO (8-09-20) La delegación de misiones de Toledo ha hecho llegar 5.700 euros a los misioneros toledanos en la diócesis peruana de Lurín para las necesidades urgentes de esta crisis, que está siendo especialmente dura en Perú. Según señalan desde la archidiócesis primada, la delegación de misiones de Toledo vuelve a mostrar su preocupación ante la dura situación que están viviendo los misioneros y las misioneras de Toledo en todo el mundo, agravada por la pobreza y la exclusión social.

Como señala el delegado de misiones, Jesús López Muñoz, “nuestros misioneros son escuchados y atendidos en la medida de las posibilidades de la delegación de misiones”, pero afirma que “no contamos con más recursos económicos para hacer frente a tantas peticiones y necesidades” Ante esta situación, desde la delegación, como indica López Muñoz, solicitan urgentemente que todas las personas sean “generosas para con nuestros misioneros, porque ellos ponen sus vidas al servicio del Evangelio y sus pueblos acuden a ellos para todas las necesidades”. Y añade que “urge seguir ayudando, porque con un poquito entre todos haremos el milagro de que podamos respirar y sobrevivir a un momento tan extremadamente delicado”.

Para ayudar a paliar la situación en Perú, la delegación de misiones acaba de enviar 5.700 euros al Seminario de la Diócesis de Lurín y a la compra de respiradores, que puedan paliar la situación de la pandemia en aquella diócesis peruana hermanada con la diócesis toledana. Es la respuesta a la petición urgente del misionero toledano Julio Alonso Ampuero, sacerdote diocesano con años de vivencias y cercanía al pueblo de Lurín.