OMPRESS-BARCELONA (26-02-20) Este domingo 1 de marzo a las 18:00 se celebra la cuarta edición de Sent la Creu. En un acto que convoca a todos los jóvenes de la archidiócesis barcelonesa a la Sagrada Familia, como un gesto para comenzar la Cuaresma en torno a la cruz de Cristo.

La celebración de este año tendrá como protagonista a la cruz de Bangassou, República Centroafricana. Esta cruz será la encargada de ayudar a todos los presentes a sentir más de cerca el sufrimiento del mundo y, a la vez, también hará sentir como en medio de las dificultades, es posible encontrar esperanza en la Cruz de Jesús. Después de la cruz de Lampedusa en 2017 con la tragedia de los emigrantes en el Mediterráneo; de la cruz de Mosul en 2018 y el sufrimiento de los cristianos perseguidos y asesinados en Irak; de la cruz de Camboya en 2019, traída desde Battambang por el misionero jesuita Enrique Figaredo; este año 2020 será la cruz de Bangassou.

El encargado de llevar esta cruz será el misionero comboniano español, Mons. Juan José Aguirre, obispo de la diócesis de Bangassou desde hace 20 años. En estos últimos años ha vivido de cerca la situación de violencia en el país con conflictos entre grupos armados, con refugiados y desplazados internos, con muerte y destrucción.

En la carta de Mons. Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, con motivo del inicio de la Cuaresma, señalaba que “es precisamente el tiempo ideal para rejuvenecer nuestro corazón. La Iglesia nos invita a encontrarnos con la Palabra de Dios, a intensificar la oración, a hacer ayuno de lo innecesario para volver a lo que es importante en nuestra vida, a tener una mirada atenta hacia los que sufren a nuestro alrededor y ayudarles con nuestro tiempo y recursos”. Y animaba a iniciarla acudiendo a la Sagrada Familia este domingo: “Allí, junto a los jóvenes, celebraremos el IV encuentro Sent la Creu acompañados de la Cruz de Bangassou y con la presencia del obispo de esta diócesis de la República Centroafricana, que compartirá con nosotros su testimonio”.