OMPRESS-ZAMORA (1-02-18) El pasado sábado 27 de enero tenía lugar en Zamora la convivencia de Infancia Misionera, organizada conjuntamente por la Delegación de Misiones y la Delegación de Catequesis para niños de entre 6 y 12 años. Como en años anteriores, dicha convivencia comenzó con una película – “Vaiana” – en los Multicines Valderaduey. La recaudación de las entradas, 3 euros, fue destinada a la campaña de Infancia Misionera. Más de 700 niños llenaron las salas gracias a la campaña que han llevado a cabo los párrocos, catequistas, profesores de religión y agentes de pastoral, durante los días previos para que ningún niño se perdiera esta oportunidad.

Desde la delegación de misiones presentan la pequeña crónica escrita por una de las participantes, Sofía, una niña zamorana de 9 años:

“En la convivencia me lo pasé muy bien. Primero fuimos a los cines Valderaduey y vimos la película Vaiana con mis amigos y comimos palomitas. Después fuimos a coger el autobús para irnos al Seminario. Allí vi a mi padre que estaba de voluntario organizando y cuidando de los niños hasta que llegaran los autobuses. Al llegar al Seminario nos pusimos a comer todos juntos y nos dieron unas tarjetas para ir a los diferentes talleres que estaban preparados. A mí me tocó con una amiga mía en el taller de Gramma Talla, la abuela de Vaiana. Fue muy divertido. Para presentarnos hicimos un juego de irnos pasando un ovillo de lana diciendo nuestro nombre y una cualidad nuestra y entre todos formamos una gran tela de araña. A continuación jugamos a un juego por parejas de confianza en tu amigo. Una vez terminamos el taller fuimos a la Iglesia de San Andrés, y un catequista me dio la letra E en poliespán y me dijo que cuando sonara una canción la tenía que ofrecer. En el momento que empezó a sonar la música vi a otros niños con otras letras y entre todos formamos la palabra ‘ATRÉVETE’. El sacerdote apareció entonces con una mochila llena de cosas, móvil, cartera, chuches y lo más importante el Cuerpo de Cristo. Después lo puso en la custodia y pasó por los pasillos para que los niños lo pudiéramos ver de cerca, tocar, y yo lo besé. Me lo pasé genial e hice muchos amigos nuevos que es lo más importante. Cada vez voy conociendo y estando más cerca de Jesús”.

Por su parte, Berta Enríquez Fidalgo de 8 años, nos cuenta: “Lo que más me gustó de la Jornada de Infancia Misionera fue tocar el Santísimo durante la oración, en ese momento sentí emoción y alegría. También me gustó la película y las actividades fueron muy divertidas. Me impresionaron los niños que vinieron de diferentes pueblos de Zamora, porque eran muchos y estábamos todos juntos jugando y comiendo. Y el año que viene ¡Repetiré!”.

La jornada terminó con la oración de envío se entregaron los premios del concurso de cómics de Infancia Misionera en Zamora en ambas categorías. Una auténtica fiesta misionera con niños llegados de diferentes partes de la diócesis zamorana, Benavente, San Cristóbal de Entreviñas, Toro, Villalpando, UAP Morales de Toro, Villarrín, Barcial del Barco, Moraleja del Vino, Madridanos, Villalralbo, UAP Morales del Vino, Sanzoles, Venialbo, Fuentes, Sayago y diferentes parroquias de la ciudad de Zamora. Todos juntos respondieron con un “SÍ” fuerte a la llamada de este año a atreverse a ser misioneros, señalan desde la delegación de misiones.