OMPRESS-MADRID (28-02-17) El primer domingo del mes de marzo, este año el 4 de marzo próximo, la Iglesia española recuerda de un modo especial a sus Iglesias hermanas de Hispanoamérica y a los muchos misioneros españoles que viven las alegrías y tristezas de las gentes de estos países. Es el “Día de Hispanoamérica”, que este año lleva por lema “Iglesias Jóvenes, Alegría y Esperanza”.

El próximo año cumplirá 60 años esta jornada que estableció la Conferencia Episcopal Española en el año 1959. Se acordó entonces que se dedicara, en el umbral de la Cuaresma, una jornada a celebrar los lazos evangelizadores que unen a las Iglesias de España con las que peregrinan en América.

Fiel a este compromiso la Iglesia española recuerda que hacer memoria de la relación cultural, social y religiosa entre nuestras Iglesias hermanas es un motivo, como dice el lema, de “alegría y esperanza”. Además con la mención a las Iglesias jóvenes se ha querido entroncar con el próximo Sínodo de los Obispos convocado por el Papa Francisco sobre los jóvenes.

En este día, además, se recuerda a los misioneros españoles en América, el continente en el que están el 70% de ellos. Se tiene en cuenta, de un modo especial, a los misioneros de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana, OCSHA. Se trata de cientos de sacerdotes diocesanos que han partido y parten como misioneros a América. Recibieron el don de la vocación misionera y respondieron partiendo a la misión pero manteniendo su vínculo con sus diócesis de origen. En la actualidad, cientos de sacerdotes misioneros de la OCSHA que trabajan por la Evangelización en América son una fusión viva de las Iglesias de ambas orillas.