OMPRESS-INDIA (1-12-17) El 16 de noviembre concluía en la ciudad de Pala, en el Estado indio de Kerala, el congreso de Misionología sobre el tema: “El papel y la relevancia de los institutos y congregaciones misioneros en la misión ad gentes y la nueva evangelización”, comenzado el 13 de noviembre. Organizado por los Misioneros de Santo Tomás, ha sido una oportunidad para reflexionar sobre la vocación misionera al cumplirse los 50 años del aniversario de su fundación, según informaba el Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME) de Milán.

Un representante de este último instituto el padre Gianni Criveller ha participado en el mismo con una reflexión sobre la misión en China y sus relaciones con la India. Como explicaba el padre Criveller, los Misioneros de Santo Tomás son una realidad misionera todavía joven y en expansión. Son el primer instituto exclusivamente misionero de la Iglesia siro-malabar de Kerala, de ahí su referencia a Santo Tomás, primer evangelizador de esas tierras. Son también, hacía notar, el misionero italiano, una expresión de la decisión de esta Iglesia de la India de comprometerse en la actividad misionera ad gentes.

La Iglesia siro-malabar, que cuenta con 4,5 millones de fieles, goza de una vitalidad cristiana impresionante. Pala, por ejemplo, donde tuvo lugar el Congreso y donde nacieron los Misioneros de Santo Tomás, es la diócesis india con el mayor número de candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa.

En India los fieles viven todos los días graves desafíos a la misión: el fundamentalismo religioso que persigue a los cristianos, el nacionalismo que querría marginar y apagar las iglesias, el encuentro cotidiano y el diálogo de la vida con creyentes de otras religiones.

El congreso, que contó con la presencia de 50 misioneros y ponentes, representantes de numerosas sociedades y congregaciones misioneras, masculinas y femeninas. Uno de las intervenciones fue la del director general de los Misioneros de Santo Tomás, Kurian Ammanathukunnel.

El director general hizo un recorrido por la historia del instituto y de su propósito de enviar misioneros para la evangelización de la India. India es un subcontinente, con muchos Estados, con lenguas y culturas totalmente diversas. Para los misioneros de Santo Tomás salir de Kerala y evangelizar otras zonas de la India es un acto de salida misionera verdadero y auténtico. Sus misioneros evangelizan también en naciones de otros continentes, a petición de los obispos locales. Los Misioneros de Santo Tomas no dejan de crecer. En actualidad cuentan con 345 miembros, y 200 seminaristas se preparan para sumarse a estos.

En el congreso, según informaba el misionero italiano del PIME, también estuvieron presentes otros institutos misioneros de origen indio, como las Carmelitas de María Inmaculada, las Hijas de Santo Tomás y la congregación de las Clarisas franciscanas. A esta última congregación, nacida en Kerala y que cuenta con 7.000 religiosas, pertenecía santa Alphonsa, canonizada por el papa Benedicto XVI, nacida precisamente en la ciudad de Pala. También pertenecía a esta congregación sor Rani Maria Vattalil, asesinada en Indore, en el Estados de Madya Pradesh, en 1995, y beatificada el pasado 4 de noviembre.

También intervinieron en el congreso representantes de congregaciones misioneras, como los Misioneros de San Francisco Javier y el Instituto Misionero de la India, expresiones misioneras ambas de la Iglesia india.

La Iglesia india ha conocido siempre la realidad de la marginalidad (2,3% de la población), pero, de igual manera, siempre ha permanecido fiel a su propia y antiquísima tradición, a pesar de las innumerables oposiciones e incomprensiones – en ocasiones incluso de la Iglesia colonial. Hoy, más que nunca, es consciente de que no hay Iglesia, por muy antigua y prestigiosa que sea, sin misión.