OMPRESS-VENEZUELA (01-02-19) Ante la situación dramática que vive Venezuela, todos los sacerdotes de la diócesis de San Felipe han hecho público un comunicado donde señalan de manera unánime: “Nos ponemos del lado de los más pobres, de los más indefensos, de los más vulnerables; nos ponemos del lado de quienes tocan las puertas de nuestros templos y casas parroquiales en busca de algo de alimento por no tener que comer, de quienes asisten a nuestras Caritas parroquiales en búsqueda de medicamentos por no tener cómo adquirirlos o simplemente porque es imposible encontrarlos; nos ponemos del lado de nuestros hermanos y hermanas que deambulan por las calles y que a través de nuestras ‘Ollas comunitarias’ encuentran un lugar donde pueden conseguir un plato de comida caliente sin pedirles o exigirles nada a cambio; nos ponemos del lado de los adultos mayores que pasan las noches en las aceras adyacentes a las entidades bancarias con la esperanza de poder retirar el dinero de la pensión y que en muchas oportunidades deben regresar a sus casas sin haberlo obtenido, nos ponemos del lado de quienes hacen largas colas e incluso deben buscar la manera de cocinar con fogones de leña la propia comida y la de sus hijos por carecer del gas domestico. Ante los testimonios de padres y familiares de personas que han sido golpeados y maltratados por el simple hecho de manifestar su descontento o de pensar diferente, nos ponemos del lado de las víctimas, de aquellos a quienes les son violados sus derechos”.

Por otro lado ayer tenía lugar en Caracas, en la Casa Mons. Ibarra, sede de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), un encuentro entre la presidencia de la CEV y los Superiores de las distintas congregaciones que conforman la Confederación Venezolana de Religiosas y Religiosos de Venezuela.

Mons. José Luis Azuaje, Presidente de la CEV y arzobispo de Maracaibo, expresó que uno de los objetivos de la reunión es el encuentro, “un encuentro profundo de fe, encontrarnos como servidores del pueblo venezolano en el ámbito religioso, también el ámbito de la promoción humana”. Ante la realidad que vive el país, el Arzobispo de Maracaibo señaló que “es necesario tomar decisiones en función de un mejor y mayor acompañamiento de nuestro pueblo que sufre”. “Es necesario proponer a todas las comunidades religiosas algunas acciones que van del ámbito espiritual al ámbito solidario, para que todos juntos podamos comprometernos, especialmente aquellas instituciones de Iglesia que hacen vida en cada una de las regiones” señalo Mons. Azuaje para finalizar. En el encuentro participaron también representantes del área educativa y de Caritas Venezuela.

Antes de ayer, 30 de enero, la Iglesia mexicana se solidarizaba con los obispos venezolanos. En el comunicado dirigido a sus hermanos en el episcopado, los obispos mexicanos señalaban que “la Iglesia tiene un solo sentir ante la defensa de la dignidad del hombre, el respeto y la custodia de sus derechos universales, fundamentalmente la vida, la libertad y la justicia, es por ello que los Obispos de México nos solidarizamos y clamamos a una sola voz con nuestros hermanos Obispos de Venezuela, que denuncian y lamentan el deterioro de la vida democrática en su país”. Alaban además el servicio prestado por la Iglesia venezolana a la reconciliación de su sociedad y su voz profética, clamando por el justo bienestar para su pueblo, y urgiendo a que se asuma “el clamor popular de un cambio, de una concertación para una transición esperada y buscada por la inmensa mayoría”.