OMPRESS-MALAWI (7-12-17) En Malawi los directores de las Obras Misionales Pontificias (OMP) de cada diócesis tienen múltiples tareas. Realizan las labores de animación y recaudación de fondos para las misiones – Malawi aportó unos meritorios 11.772 dólares este curso –, tareas propias de los responsables de misiones en diócesis como las españolas. Pero también se ocupan de proponer, analizar y revisar proyectos y ayudas de las Obras Misionales Pontificias en el mismo Malawi que llegan desde todo el mundo. Sólo desde España se han enviado 61.000 dólares.

Son muchos los proyectos educativos que en muchos años de ayudas de OMP se han levantado en Malawi. Aún así queda mucho por hacer. Por eso, este año entre otros proyectos, los directores de OMP de Malawi quieren que los niños de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera ayuden a la Escuela Primaria de Mangochi, la localidad enclavada en la franja de tierra entre el gran lago Malawi y el lago Malombe.

El director de OMP de la diócesis de Mangochi, el padre Paul Rappozo, explicaba que la escuela es sólo un edificio, que se construyeron hace muchos años las Obras Misionales, pero ahora el aumento de escolares hace que uno de cada dos niños ni siquiera tenga un pupitre donde sentarse. Vamos, que están sentados en el suelo, cuando acuden a la escuela. La situación empeora durante la temporada de lluvias… es mejor interrumpir las clases hasta la temporada seca.

El párroco de la zona, los jefes tribales y otros miembros de la comunidad han expresado su preocupación por la situación y el futuro de los niños, en una zona donde el nivel de analfabetismo ya es altísimo. “Agradecemos lo que han hecho hasta ahora las Obras Misionales Pontificas, pero esperamos que sigan ayudándonos para poder construir nuevos bloques de aulas para el colegio”, señalaba el padre Chimbwanya, el párroco.

Esta escuela será el principal acicate en la Jornada de Infancia Misionera del próximo Domingo de Epifanía el 7 de enero. Esta celebración – jornada central de una de las cuatro OMP, la de la Infancia Misionera – busca orar y recaudar fondos siguiendo su lema “los niños ayudan a los niños”. Será una oportunidad para levantar literalmente del “suelo” a unos niños, los de Mangochi.