OMPRESS-PARÍS (1-04-19) La hermosa catedral de Notre Dame de París tiene una capilla dedicada a la Infancia Misionera y a un santo que perteneció a esta obra volcada en los niños, San Pablo Chen. Esta capilla acoge desde el 10 de junio de 1920 las reliquias de este joven mártir chino. Pablo fue recogido y criado gracias a las ayudas de la Obra de la Santa Infancia. Quiso ser sacerdote y entró en el seminario. En 1861 murió mártir junto a otros dos seminaristas que se negaron a renunciar a su fe. En el 2000, el Papa Juan Pablo II canonizó a Pablo y a otros 120 católicos de China.

A partir de este año, se va a tener una misa un miércoles de cada mes en esta capilla. Es una iniciativa en la que se han implicado la comunidad católica china en la ciudad del Sena, Misiones Extranjeras de París y el rector de la catedral, Mons. Patrick Chauvet. La misa, celebrada por la evangelización del mundo, será una oportunidad para invocar a este santo de Infancia Misionera y pedirle que los jóvenes respondan con valentía a la llamada del Señor. A cada celebración seguirá momentos de testimonio espiritual y misionero.

Desde la catedral han manifestado su deseo de que, mes tras meses, niños y jóvenes, acompañados de sus catequistas y animadores puedan tener la oportunidad de tener un momento de oración y reflexión misioneras. Una oportunidad para los grupos de chicas y chicos de la Ile de France que se preparan para los días de celebración de la Infancia Misionera, que tendrán lugar en Lisieux en mayo y junio, y de escuchar el testimonio de los misioneros. Se ofrece además un ruta misionera a caminar por las calles de París desde Notre Dame hasta la casa de Misiones Extranjeras de París, aprovechando la casa para el picnic.

La próxima misa será el miércoles 10 de abril. En mayo, será el 22, y en junio el 19.