OMPRESS-MADAGASCAR (18-09-20) El misionero ugandés de La Consolata, Kizito Mukalazi, cuenta cómo desarrollan su labor en Beandrarezona, una población del norte de la gran isla de Madagascar. Son los primeros sacerdotes que viven de forma permanente en esta misión. El 20 de octubre de 2019, domingo del DOMUND, en pleno Mes Misionero Extraordinario se inauguraba esta primera misión de los Misioneros de la Consolata en Madagascar.

“La presencia de los Misioneros de la Consolata en Beandrarezona va tomando forma e impacta en la vida de la gente”, cuenta el padre Mukalazi. “La gente no estaba acostumbrada a tener sacerdotes viviendo entre ellos, por lo que se preguntaba cómo relacionarse con nosotros”. Los misioneros alquilaron una humilde casa en el pueblo, lo que “les ha ayudado a comprender la cultura y la realidad sobre el terreno”. Del encuentro con la cultura malgache, el religioso de la Consolata destacaba la “famahadiana”, que significa exhumación de los muertos: “porque la eternidad malgache está conectada a la tumba ancestral. El pasado y el futuro convergen en la tumba familiar. La exhumación de los muertos se realiza a partir de los cinco años. El astrólogo de la familia determina los días de exhumación. En el día material de la exhumación cuando la familia se ha reunido en la tumba, el anciano de la familia pronuncia un discurso, anuncia la llegada de la familia, presenta a los nuevos miembros de la familia (recién nacidos y suegros) a los antepasados y después de lo cual se abren las tumbas. Los huesos se vuelven a ensamblar en su posición original y luego se envuelven en nuevos obenques. Se invita a los descendientes a bailar con los antepasados, después de lo cual se los lleva de regreso al pueblo con música y baile. Los antepasados de vez en cuando deben ver su aldea y permanecer en la aldea de uno a tres días y luego regresan a la tumba. Este año tendremos la oportunidad de participar en la ceremonia de famahadiana”.

El misionero cuenta que “las visitas a familias y pueblos han sido fundamentales para desmantelar las barreras de hielo iniciales entre la gente y nosotros y, en consecuencia, crear amistad y sentido de pertenencia”. Visitas que exigen recorrer caminos embarrados, ríos y lugares montañosos. Cuenta también que los jóvenes y los niños constituyen el mayor porcentaje de católicos de la parroquia de Beandrarezona: “Es una señal positiva de un futuro mejor. Un buen número de los padres de estos niños y jóvenes no son cristianos. Aceptan que sus hijos abracen la fe católica, solo que no reconocen el domingo como el día del Señor. Como resultado, organizan trabajos agrícolas y otros trabajos para los niños. Es difícil organizar actividades para ellos los fines de semana”.

Como señala el padre Mukalazi, “la misión en Madagascar se encuentra en sus etapas iniciales y tiene muchas necesidades a todos los niveles”. “El alto nivel de pobreza en el área es la mayor amenaza para los vulnerables, especialmente para las niñas que se convierten en madres a una edad temprana y la mayoría de ellas abandonan la escuela. Trabajan duro en los arrozales para mantener a sus bebés, pero los beneficios son muy bajos”. También hay problemas a nivel sanitario, sin clínicas y con una alta tasa de mortalidad infantil. Las pocas escuelas que existen están mal equipadas. Y luego están los caminos, que los misioneros, dados los inmensos baches y el barrizal han acabado conociendo como la “trampa de la muerte”, una vez metidos en ellos es difícil escapar.