OMPRESS-MADAGASCAR (10-01-18) La hermana Julita enviaba su felicitación navideña desde su misión en Ambositra, Madagascar, en la que compartía la labor que llevan entre los pequeños de esta localidad de la gran isla país del Océano Índico. Julita Alegría Fernández es asturiana y Misionera de la Sociedad de María, las misioneras maristas.

“Llega el tiempo de nuestra cita navideña de cada año, la palabra FELIZ suena de una manera especial cuando se aproximan estas fechas como si fuese una obligación el ser feliz, sentirse alegre, celebrar en familia desear que todo ser humano se sienta bien independientemente de sus costumbres o religión; ¡a ser FELIZ pues! Ese será mi gran deseo y recuerdo en mis idas y venidas al PESEBRE. ¡PAZ EN LA TIERRA!

En nuestra y vuestra misión de Ambositra fue un año con muy buenas sorpresas en cuanto a los resultados escolares de los niños apadrinados y también de las jóvenes del Centro de Promoción Femenina, dos chicas y un chico terminaron el bachiller, dos niñas aprobaron el primer ciclo o un examen después de tres años de secundaria, otra niña aprobó el certificado de estudios primarios y de los demás niños apadrinados ninguno repite curso. Es excepcional, nunca hasta ahora se terminó un curso con tan buenos resultados, señal de que las familias y los niños valoran cada vez más la formación académica.

En cuanto las jóvenes del Centro, 19 de las 23 que se presentaron al examen final aprobaron con mención ‘bien y muy bien’. Este curso 2017/2018 empezó con unas 70 alumnas y se tendría que empujar paredes para acoger todas las demandas ya que incluso jóvenes con el bachiller desean estudiar el Centro. Si los jóvenes no pueden ir a la universidad, aunque tengan el bachiller les resulta muy difícil encontrar trabajo, en cambio con una formación técnica hay más posibilidades creando su propio negocio aunque sea con pocos medios. Además a las jóvenes que salen de nuestro Centro y quieren ponerse por su cuenta les ayudamos proporcionándoles un pequeño fondo en dinero o con materiales ya sea para coser o cocinar o lo que consideren mejor para su futuro.

Este año hemos podido por fin cambiar el techo del local que se utiliza para las clases de cocina, inglés y matemáticas. También se hicieron reformas en el interior pero es muy necesario poner ventanas ya que por el momento sólo tienen contraventanas y si queremos que entre la luz tienen que quedar abiertas aunque llueva, haga viento o lo que sea, este detalle no es importante para el común de la gente ya que la mayoría de las casas solo tienen contraventanas. Las aulas también cambiaron de aspecto con una vuelta de pintura y las ventanas del despacho de la directora ya no dejan pasar la lluvia porque se han cambiado.

El gran evento es la apertura de una nueva misión. La espera fue larga pero ‘todo llega al que sabe esperar’. Estamos en una casa donde faltan ciertos detalles por terminar pero tenemos lo básico y el trabajo y la ilusión de un nuevo comienzo no nos falta. Una de la Hermanas ya frecuenta la cárcel de menores, les da apoyo escolar y trabajos manuales, también da clases de ciencias en un Colegio privado para los niños con pocos recursos.

Los domingos por la tarde la catequesis para niños ocupa dos locales donde solo hay esteras para sentarse, las asociaciones nos pidieron la capilla para tener una misa los viernes…. y todo esto en poco más de un mes desde que estamos en el barrio de Enranonahotra. ¡¡Es como si nos estuvieran esperando desde siempre!! Gracias por vuestro apoyo, amistad, afecto o simplemente recuerdo. QUE DIOS BENDIGA EN ABUNDANCIA VUESTROS HOGARES Y SERES QUERIDOS”.