OMPRESS-JAPÓN (12-11-19) La hermana Domitila Fuertes Ramos es una Misionera de Santo Domingo que lleva muchos años en Japón. Ahora está en Osaka, en un colegio femenino de Enseñanza Media Superior, el equivalente a la ESO y el Bachillerato en España. Ha escrito a Obras Misionales Pontificias sobre el viaje del Papa a Japón:

“La minoría de católicos, un 0,4%, se alegró mucho de la venida del Papa”, cuenta la misionera. Tras la visita del Papa Juan Pablo II en 1983 será la segunda vez que llegue un Papa a Japón, “por eso la visita del Papa ha entusiasmado mucho”.

“El Papa por pertenecer a la orden de los Jesuitas y de la misma orden que San Francisco Javier”, continúa la hermana Domitila, “será bien recibido aquí. Su recorrido ya habéis oído será igual que el del Papa Juan Pablo II. Nagasaki. Hiroshima y Tokio. La gente está preocupada de que venga y no tenga el recibimiento que se merece por eso las agencias de viajes se han dedicado a organizar viajes, contando con las iglesias cristianas, viajes muy bien preparados y remunerados para que la gente no se mueva toda los mismos días y a los mismos lugares. Así pues la gente se moverá en grupos organizados por las agencias de viajes en colaboración con las iglesias y se espera que haya mucho orden y que no interrumpa en nada la vida diaria de este país. Esto es muy típico de los japoneses. En Nagasaki hay aun bastantes cristianos, no tantos como antes porque la crisis religiosa, con su ‘indiferencia’ también ha llegado aquí y esa zona ya no es el 100 por 100 católica, pero aún hay un gran número de creyentes. Al ir allí será, sin duda, muy bien recibido aparte de que allí también tiraron la bomba atómica y hay un parque denominado de la Paz que es muy famoso y allí todos los años hay misa. Pero sobre todo porque es tierra de los mártires en el museo que llevan los Jesuitas están los edictos originales de las persecuciones y los ‘Fumie’ supongo sabéis a que me refiero – las imágenes que tenían que pisar los japoneses para demostrar que no eran cristianos. Allí acudirán muchos cristianos al encuentro con el Papa si necesidad de ir de otras partes.

En Hiroshima visitara el museo de la bomba atómica, la primera y la más fuerte. Allí también habrá mucha afluencia de gente porque está cerca de las islas de Shikoku y Kyushu y es fácil llegar por mar o por tierra a Hiroshima. Por eso se espera afluencia de cristianos. Además por ser fin de semana. Pero se temía por el encuentro en Tokio ya que la misa es el estadio que es muy grande y su visita es un lunes, o sea, un día de diario, normal. Las agencias han puesto énfasis en que las ciudades cercanas a Tokio hagan su asistencia yendo a Tokio. Mucha gente ha pedido permiso en el trabajo para asistir y ya están completos los autocares o trenes que llevarán a los grupos de las iglesias a Tokio. Todo está muy bien organizado y ya solo se espera su venida. Esperamos que sea un gran aliciente para el país no solo para los cristianos. La gente está muy entusiasmada y viviendo ya esos días”.

Los carteles que se han hecho para la visita tienen frases inspiradas en el lema de la visita, “Proteger toda vida”. En uno se dice “Unamos nuestra forma de pensar con la del Papa, sobre el sentido de la vida”. Por eso, explica la misionera, “se cree que hablará de la pena de muerte, vigente en Japón, de la ecología o de la naturaleza, del desarme y la energía nuclear de Fukushima, de la perdida de la vida por las guerras, en Hiroshima y por la fe en Nagasaki… y en Tokio, se cree invitará a los jóvenes a ser consecuentes con mejorar la vida en todos los aspectos, sean de la religión que sean para hacer un mundo más justo y más humano”.