OMPRESS-BENÍN (10-02-21) La misionera Julia Aguiar ha escrito a la delegación de misiones de Orense, desde su misión en Zagnanado, Benín. Es llamada el ángel de Benín, por su labor de más de 40 años en este país de África. Es Franciscana Misionera de la Madre del Divino Pastor y natural de Porto, Villar de Barrio, Orense. La hermana escribe para felicitar el año nuevo y agradecer las ayudas enviadas:

“Está siendo un año muy particular, con esta pandemia, que afecta al mundo entero, a los ricos y a los pobres, amarillos, negros o blancos”, dice la hermana. “Por una vez todos somos iguales… aunque las consecuencias no son tan dramáticas para todos. Por tanto nosotros esperamos que toda esta pandemia no sea en vano y que al menos a algunos nos ayude a despertar y recordar que formamos una sola humanidad, y que necesitamos unos de los otros”.

La hermana Julia puso en marcha un hospital para atender a los más pobres en Gbémontin, una palabra que significa curiosamente “allí donde encontramos la vida”, un centro de salud al servicio de los más pobres de los pobres. “Nuestro hospital ha sufrido reformas obligadas por la pandemia, hemos tenido que contratar médicos y enfermeras y no sabemos cómo afrontar esta situación, absolutamente imposible, sin contar con la Providencia que siempre ha actuado a través de vuestras manos y vuestro corazón.

Todas las hermanas de la comunidad, el personal del hospital, y de la casa de acogida de los niños, todos los enfermos y niños a los que habéis socorrido os dan las gracias y les desean un feliz año nuevo. ¡Gracias!”.