OMPRESS-BOLIVIA (18-05-18) El misionero polaco del Verbo Divino Piotr Nawrot lleva años trabajando en una de las riquezas culturales más importante de Bolivia, la música de las misiones, conservada por los mismos pueblos indígenas con los que vivieron los misioneros de los primeros tiempos de la evangelización. Es la música de las reducciones de los jesuitas y de otras órdenes, es la música que llevaron los primeros misioneros y que, desarrollada a partir de la música europea, tomó un rostro indígena.

El padre Piotr ha dedicado 30 años al estudio de la música misional y, desde hace 20, es director del Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca de Chiquitos. El pasado lunes ofrecía una conferencia en la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”. Su título, “Música del tiempo de la colonia española, en los archivos musicales de Bolivia”.

Habló de la restauración del Manuscrito de Chiquitos – a la que él mismo ha dedicado mucho tiempo –, una obra de más de 5.500 páginas, que contiene 3.100 partituras. De hecho ha reunido en total unas 13.000 páginas de música misional: “Esto es una muestra de que las reducciones han sido centro de desarrollo de la música sacra en el mundo, entre 1720 y 1770”.

Aunque en otros países se perdió, la música misional de Bolivia se conservó, debido a que los indígenas supieron mantener el legado musical con el paso de los años. Incluso muchas composiciones que fueron creadas en las misiones de Argentina o Paraguay y que se creían perdidas se han encontrado en los archivos musicales de las Misiones de Chiquitos.

El padre Nawrot destacó el trabajo de las órdenes religiosas –jesuitas, franciscanos y agustinos– cuyos misioneros llegaron a Bolivia no solo a evangelizar a los indígenas, sino a compartir un legado que pervive hasta ahora gracias a la sabiduría de sus intérpretes. Este amplio repertorio música es patrimonio de los pueblos indígenas chiquitano, mojeño y guaraní.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer