OMPRESS-TOGO (19-03-20) Da salud a los enfermos, vida eterna a los fallecidos y consuelo a las familias, dice la oración propuesta por las Iglesias africanas. El comunicado ante la pandemia de la Conferencia Episcopal de Togo la recogía de la SCEAM (Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar). La oración dice:

Padre todopoderoso y misericordioso, que muestras tu amor por toda la creación, nos presentamos ante ti para pedirte un control rápido del coronavirus que está devastando nuestro mundo. Escucha con bondad nuestras oraciones por los afectados por el virus en diferentes partes del mundo. Da salud a los enfermos, vida eterna a los fallecidos y consuelo a las familias que han sufrido. Te pedimos que se encuentre rápidamente un tratamiento eficaz para esta enfermedad. Oramos para que los gobiernos y las autoridades sanitarias tomen las medidas apropiadas para el bien de las personas. Vela por nosotros con solicitud y perdónanos nuestras deficiencias. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

“Tras varias semanas”, decían en su comunicado los obispos de Togo, “el mundo entero se enfrenta a un mal con efectos devastadores: el Coronavirus. Las noticias que nos envían nuestras pantallas y nuestros periódicos no dejan dudas sobre el preocupante desarrollo de esta pandemia. Inicialmente limitada a una parte del mundo, ahora se está extendiendo a todos los continentes y a todos los países. Hoy, aunque nuestro país parece menos afectado que otros, en realidad, ningún país, ninguna ciudad, ninguna población es inmune, y nadie puede decir lo que nos depararán los próximos días y semanas. Por lo tanto, es urgente adoptar un comportamiento individual y colectivo que pueda limitar lo más posible la propagación del coronavirus y la enfermedad de Covid-19”. Los obispos hacían un llamamiento a seguir escrupulosamente las recomendaciones de las autoridades sanitarias y apelaban “al sentido de responsabilidad y de civismo de cada uno de nosotros, por el bien de todos”.