OMPRESS-BRASIL (8-06-18) La Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), organismo vinculado a la Conferencia Episcopal Brasileña, publicaba esta semana sus 33 informe anual “Conflitos no Campo Brasil 2017”. La publicación reúne datos sobre los conflictos y la violencia que sufren los trabajadores del campo brasileño, entre ellos los indígenas, los quilombolas – los descendientes de los antiguos esclavos – y demás pueblos tradicionales.

La publicación forma parte del compromiso de la Iglesia brasileña de prestar atención a los conflictos que sufren los más pobres. Responde a una pregunta que planteaba en la presentación del informe Mons. Leonardo Steiner, secretario de la Conferencia Episcopal Brasileña: “¿Cuántas personas han muerto y cuántas personas han perdido sus tierras?”. Según Mons. Steiner es el momento de unir fuerzas e ideales para lograr un país más “fraterno y justo, especialmente en el campo”.

“Los números de la violencia” que presenta este informe son malos. En el año 2017 ha habido 71 asesinatos, el mayor número desde 2003. La tendencia también es preocupante, dado que en el 2016 se registraron 61 asesinatos, el doble que dos años antes, en 2014, cuando hubo 36 víctimas. El informe recoge también los intentos de asesinato, las amenazas de muerte, la sobreexplotación.

Además de los conflictos por la tierra, otro dato preocupante que plantea el informa de la Comisión Pastoral de la Tierra es el relativo a los conflictos por el agua. En 2017 se registraron 197 conflictos relacionados con este tema.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer