OMPRESS-MADRID (18-10-19) Ayer, como cada año cuando se acercan estas fechas, volvió a ser trending topic la tradicional “quedada del DOMUND” en twitter. En esta red social, con el hashtag #DomundExtraordinario se unieron cientos de personas a este “encuentro” virtual, respondiendo a cinco preguntas que se lanzaron sobre la vivencia del mensaje del DOMUND y del Mes Misionero Extraordinario.

“Bautizados y enviados” es el tema de este año. ¿Cómo podemos vivir nuestro ser misionero? ¿Cómo lo vives tú?”, fue la primera pregunta planteada. Los tweets de respuesta ilustraron que la mejor forma es no poner “límites al amor ni a la misión para hacer extraordinaria la vida de los necesitados, con pequeños actos de bondad y de misericordia”, o “sabiendo que somos parte de la solución y que, con lo poco que sabemos hacer… Dios logra maravillas, pero hay que poner ese poco a su disposición. Y siempre con alegría”. En definitiva, “podemos vivir nuestro ser misionero siendo testigos, viviendo aquello que anunciamos en todos los contextos, incluso el digital. Este #DomundExtraordinario es una buena oportunidad para ello”.

Dos de las dimensiones de este Mes Misionero Extraordinario son la caridad y la oración. Por eso, la segunda pregunta planteada fue “¿cómo podemos ayudar a los misioneros?”. “Haciéndoles saber que no están solos, que su misión también es nuestra responsabilidad. Tenerlos presentes en nuestra oración y compromiso”, se respondió. Como explicaba un participante en la quedada: “La oración es fundamental para el sostenimiento de las misiones. Es un aliento cada día para nuestros misioneros saber que millones de personas en el mundo están rezando por ellos y su misión. Dios nunca los abandona, y nosotros tampoco”.

Se preguntó también si se conocía algún testimonio misionero y se animó a todos a compartirlos: “José Ángel Divasson es un obispo misionero que hasta hace poco estuvo en la Selva Amazónica. Hace unos años, salvó la vida de una niña justo antes de nacer. Por eso, esta pequeña se llamó Milagro. Historias como estas hacen el #DomundExtraordinario”. Hasta hubo un tweet de alguien que ha vivido la misión en directo: “Recuerdo un día escuchando una lectura del Evangelio, en una aldea remota del norte de Mozambique. Experimenté que lo que escuchaba era lo que estaba viviendo. Y es que Dios vive allí”.

La Cadena de Bondades de los misioneros, cuyos primeros eslabones ponen ellos, debe continuar con cada uno de nosotros: “tú eres un eslabón de esta gran Cadena de Bondades, ¿qué crees que puedes aportar?”. Las respuestas fueron todo un programa para dar ese “giro misionero” del que habla el Papa Francisco: “Mi amor incondicional a la misión. Vivir la misión con los de aquí y con los de allá”; “hacer visible la vida misionera y animar a acoger como regalo la misión. Esta es una preciosa manera de visibilizar lo invisible, de dejar hablar a los que no tienen voz”; “anunciar el Evangelio, contagiar esperanza, compartir la vida con generosidad”.