OMPRESS-FRANCIA (29-06-20) En los últimos años, en iglesias, mezquitas o lugares no religiosos se reúnen entre cien y mil personas, de fe musulmana y cristiana, en torno a María. Este pasado viernes el encuentro fue online. A este encuentro se han sumado cristianos y musulmanes de Francia, Hungría, Holanda, Argelia, Marruecos, Burkina Faso, Senegal, España…

Fue el 21 de marzo de 2015, cuando más de 800 personas, musulmanes y cristianos, se reunieron en Francia, en la Basílica de Longpont-sur-Orge, un santuario de la Virgen, en un departamento francés en el que el diálogo entre cristianos y musulmanes es especialmente intenso. Aquella reunión estuvo marcada por canciones, testimonios, oraciones e intervenciones de representantes de las dos comunidades religiosas. Este encuentro inspiró un movimiento creciente e internacional y, en 2016, en el difícil contexto de los atentados que tuvieron lugar en Francia y Bélgica, volvió a ver encuentros en torno a María. Y así, cada año, se han ido formando comités cristiano-musulmanes locales en nuevas ciudades de Francia y en nuevos países. Las reuniones tienen lugar en iglesias, mezquitas o lugares no religiosos, y reúnen entre cien y mil personas. El año pasado uno de los encuentros se llevó a cabo en una prisión en Bélgica, con presos cristianos y musulmanes, algunos de ellos condenados a largas penas. También se realizó una manifestación pública frente a la Catedral de Notre Dame en París, en la que los musulmanes mostraron su amistad y cercanía a los cristianos tras el drama del incendio.

Tanto para musulmanes como para cristianos, María (Mariam) es una figura única, que recibió del ángel Gabriel (Jibril) el anuncio del nacimiento milagroso de su hijo, Jesús. El anuncio del ángel a María (la Anunciación) se describe en la tercera sura del Corán (Sura Al-Imran: la familia de Imran) y al comienzo del Evangelio de San Lucas. El encuentro en torno a María es sobre todo espiritual; ambas comunidades se encuentran en el amor que le muestran. Este enfoque singular quiere desafiar las conciencias para reducir la desconfianza y los prejuicios. Quiere contribuir a la paz, entre las comunidades musulmana y cristiana, pero también para todos los miembros de la sociedad.

Entre las frases que destacaron los intervinientes de este último encuentro online: “La línea de fractura no es entre cristianos y musulmanes, esta línea se encuentra entre los que quieren más unidad y justicia y los que quieren la separación”. Y también: “María Modelo de fe y de fidelidad, que nos enseña a vivir el encuentro, la alteridad y ayuda a desarrollar una verdadera cultura del encuentro”. Entre los presentes el Mons. Michel Santay, obispo de Créteil, Cheik Khaled Bentounes, jefe espiritual de la cofradía Alawiya, Gérard Testard, presidente de Efesia, Younés Abekane, presidente del escoutismo francés musulmán.