OMPRESS-MADRID (18-11-19) El cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, dictaba este viernes la conferencia final en la XII Jornada Académica de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid el viernes 15 de noviembre; su título “El ‘pórtico’ de la Iglesia del Papa Francisco. Visión y dimensión misionera”. En ella desarrolló la visión del papa Francisco según la cual, frente a la liquidez de la sociedad y cultura actuales, la Iglesia solo tiene una respuesta: el Evangelio. Por eso el Papa insiste en la necesidad de la cercanía a la gente como oportunidad de evangelizar.

Para ilustrar cómo llegar a todas las gentes el cardenal Filoni usó la imagen de un atrio, lleno de todo tipo de personas; a él la Iglesia accede a través de tres pórticos: la Evangelii gaudium, la Laudato si’ y el Documento sobre la Fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común, firmado en febrero de este año en Abu Dabi. Por el atrio de la Evangelii gaudium sale la Iglesia hacia todo el mundo. El cardenal afirmó que la exhortación apostólica del papa Francisco está en total sintonía con la Gaudium et spes. La imagen de la Iglesia que de ella se desprende es la de un poliedro -la variedad en la unidad-; recordó que invita a la conversión misionera de la Iglesia porque recuerda que la Iglesia no es extraña al mundo sino que está presente inter gentes con autoridad moral. Resaltó como puntos esenciales que la Iglesia participa de la vida de los pueblos, aportando a su desarrollo moral y espiritual, no acomodada sino en salida permanente hacia las periferias, pobre porque solo tiene a Cristo y una fe no encerrada en el subjetivismo inmanentista.

Continuó haciendo un recorrido por el pontificado de Francisco recalcando, en primer lugar, la importancia de las dos Asambleas del Sínodo de los Obispos sobre el matrimonio y la familia, afirmó que fue la ocasión para ampliar la mirada y avivar la conciencia de la importancia del matrimonio y la familia para vivir un amor pleno y lleno de valores. Resaltó también la repercusión del Año Santo de la Misericordia y la importancia de la exhortación apostólica de Gaudete et exultate.

De la encíclica Laudato si’, el segundo pórtico, resaltó que su objetivo es invitar a todos los hombres de buena voluntad a “escuchar el grito de de la tierra y de los pobres del mundo”. La encíclica pone de manifiesto que frente al ideal unilateral del progreso tecno-científico hace falta un diálogo múltiple que avive la esperanza. Por último, presentó el Documento sobre la Fraternidad humana como un importante hito para lograr que las relaciones entre las diversas religiones no se basen en el proselitismo o el fundamentalismo, sino la promoción de la dignidad del hombre y los pueblos.

Terminó la conferencia afirmando que los tres documentos en su conjunto significan un camino de purificación que tiene que recorrer la Iglesia en sus relaciones con las gentes, la creación y las religiones para que la Iglesia viva su dimensión misionera inter gentes.