OMPRESS-VITORIA (5-10-20) El domingo 18 de octubre se celebrará el DOMUND con el lema “Aquí estoy, envíame”. La Iglesia de Vitoria quiere difundir la labor de los misioneros que desperdigados en las zonas más desfavorecidas del planeta, respondieron con esta frase y vivieron este ser enviados. Con ello apela a la colaboración económica para mantener los 1.109 territorios de misión, especialmente en este momento de pandemia. Desde la dirección diocesana alavesa de las Obras Misionales Pontificias se han elaborado una serie de vídeos con testimonios de hombres y mujeres desde sus zonas de labor para concienciar de la importancia de su tarea con la población más vulnerable y la necesidad de enviarles ayuda para seguir con su misión. Son vídeos como los del misionero javeriano François Saleh Moll o el de la familia Guillé la familia Guillé, que se podrán ver semana tras semana en la web de la diócesis de Vitoria y en las redes sociales diocesanas.

Plantean las OMP de Vitoria las diversas formas de colaborar con el Domund, en tu parroquia, a través de las plataformas digitales, transferencias o en la misma oficina de OMP en Vitoria, en Vicente Goicoechea 5, 3ª planta.

Estíbaliz Vea-Murguía, directora de OMP en la diócesis de Vitoria, llama a la «oración por los misioneros y a la cooperación como muestra de compromiso desde nuestro territorio» y advierte de la amenaza que supondría en medio de esta pandemia «relegar a un segundo plano a las personas que viven en los países más empobrecidos». Y es que, añade, «aquí es donde resalta la importancia de los misioneros y misioneras que no abandonan y permanecen pese a todo, al pie del cañón». Por ello es imprescindible la ayuda económica desde Vitoria-Gasteiz y Álava. Invita a conocer en las web de OMP, www.domund.es, a los misioneros y las misiones que actualmente se llevan a cabo en América, Asia y África.

Por su parte, el obispo de Vitoria, Mons. Juan Carlos Elizalde, también ha querido sumarse a esta campaña tan necesaria del Domund, escribiendo una carta donde incide en la importancia de la misión en la Iglesia, volcada en las personas más vulnerables.