Julia Ilunga Mwamba, es una joven de 16 años. Las misioneras de la Pureza de María en Kanzenze, República Democrática del Congo, cuidan de ella, le hablan de Jesús y le dan la oportunidad de estudiar para mejorar su vida.

 

“Mi nombre es Julia, tengo 16 años y estudio 3º de Secundaria, con la opción Comercial y Gestión en el Instituto Uzima en Kazenze en la República Democrática del Congo.

Soy una niña creada por el amor de Dios, a través de su amor vivo. El Evangelio de Jesús trajo a mi vida el Amor, por su Amor vivo. Es su Amor lo que nos mantiene unida a Él y a los demás. A través del evangelio, descubrí que Jesús es el Hijo de Dios y que Dios está entre nosotros.

En mi vida, las misioneras de la Pureza de María que están con nosotros en la escuela, en el hospital y en los internados de Kanzenze, me ayudan a tener una buena educación. Y también me cuidan en el campo de la salud.

Las misioneras nos traen la Buena Noticia de Jesús. Ellas me han enseñado a amar a Jesús”.

Julia Ilunga Mwamba,
Kanzenze, República Democrática del Congo