OMPRESS-MADRID (9-09-20) Aunque este verano “atípico” no ha permitido las experiencias misioneras de jóvenes en otros países de otros años, en el calendario de este nuevo curso ya hay posibilidad de reservar unos días para la misión. Al igual que se han frustrado muchos planes que se habían hecho para las vacaciones: visitar a la familia, reunirse con los amigos, descansar, hacer turismo, etc., tampoco este verano han podido tener lugar las experiencias misioneras, que estaban previstas para los jóvenes, por la imposibilidad de viajar fuera de España. A pesar de ello el espíritu misionero no se ha detenido y se han organizado con jóvenes otras iniciativas de carácter misionero, de las que las Obras Misionales Pontificias se han hecho eco (https://www.omp.es/veranomision-por-que-no/). Como explican desde el Consejo de Jóvenes de las OMP, el inicio del nuevo curso es verdad que viene cargado de mucha inseguridad porque no se sabe a ciencia cierta cuál va a ser la evolución de la pandemia en nuestro país y fuera de él, aún así, insisten, nada de eso debe restar a la inquietud misionera de los jóvenes y han puesto en marcha diversas actividades de animación misionera.

La primera tarea será la actualización de los datos de las instituciones misioneras que figuran en la “Guía Compartir la misión”, verdadero catálogo de experiencias misioneras. Una actualización que es en sí una apuesta por la esperanza de volver a este “compartir la misión”.

Por otro lado, el Consejo de jóvenes ha previsto las fechas para las actividades habituales del curso. Del 26 al 30 de diciembre se tendrán los ejercicios espirituales para jóvenes en Javier, Navarra, y del 16 al 18 de abril de 2021 está previsto el Encuentro misionero de jóvenes en El Escorial, Madrid. Son citas misioneras que los jóvenes no se deben perder, explican desde el Consejo.

Por último, no hay que olvidar la gran cita misionera de cada año: el Domund que este año tiene como lema: “Aquí estoy, envíame”. A las puertas del mes de octubre, mes de las misiones, todos los jóvenes están invitados a tomar parte en sus parroquias, grupos, diócesis… para vivir la misión de la Iglesia.