OMPRESS-ROMA (31-10-19) Hoy tendrá lugar en Roma, en la Basílica de San Juan de Letrán una vigilia misionera diocesana, presidida por el cardenal Angelo De Donatis, vicario de la diócesis de Roma, con el lema “He escuchado su grito”. Una vigilia en la que se quiere escuchar el grito de los cinco continentes. Como explicaba el padre Michele Caiafa, del Centro de Cooperación Misionera de la diócesis del Papa, “No podemos ignorar el grito que surge de países lejanos porque la misión está en el corazón de la Iglesia, y tampoco podemos engañarnos pensando que se agota en nuestro entorno”.

Este momento de oración, a las 20:30h, será la conclusión del Mes Misionero Extraordinario en la diócesis romana. En esta celebración, tras recitar el Salmo 39 y tras la escucha de la Palabra de Dios, tendrá lugar la entrega del mandato misionero, por el Cardenal De Donatis, a aquellos que partirán a la misión ad gentes durante el año pastoral. Cinco representantes de los cinco continentes darán voz a sus propios pueblos, dirigiendo la atención de la asamblea hacia una plaga concreta que afecta a esa parte determinada del mundo.

El padre Caiafa señala que “en lugar de escuchar historias individuales o testimonios de vida, hemos tratado de escuchar la voz del mundo. Hay muchos problemas en el planeta, pero hemos hecho una elección teniendo en cuenta los que más afligen a las diversas zonas. Para África, por ejemplo, hemos reflexionado sobre lo poco que se tiene en cuenta la dignidad de las personas, cuanto se olvida a los enfermos. Tantos niños, a los que bastarían para salvar sus vidas medicamentos fácilmente asequibles aquí. En cuanto a Asia, nos hemos centrado en las desigualdades y discriminaciones hacia la mujer, pero también escucharemos el grito de paz que se eleva de Siria, llevando en el corazón el dolor de aquellas personas. Se dedicará también una atención especial a la Amazonia, en el caso del continente americano, en la conclusión del Sínodo de los obispos que se acaba de celebrar”.

Incluso la animación musical de la vigilia reflejará esta “globalidad”: habrá cantos interpretados por la comunidad congoleña, por el coro de la comunidad siria y por el coro de la parroquia romana de San Hipólito.