Las Vocaciones Nativas necesitan ayuda más que nunca, precisamente a causa del coronavirus. A un mes de la fecha de su Jornada, que se celebrará el 3 de mayo, la incertidumbre ocasionada por la pandemia y la situación de confinamiento hace que sea imposible prever en qué circunstancias va a desarrollarse esta cita. Algo que puede tener consecuencias muy graves sobre la multitud de Vocaciones Nativas que dependen para su subsistencia casi exclusivamente de las ayudas recogidas por la Obra de San Pedro Apóstol a través de la colecta de esta Jornada.

Para intentar paliar estas dificultades y abrir, si cabe, el cauce a un plus de generosidad en este escenario de urgencia, Obras Misionales Pontificias ofrece a través de su web la posibilidad de hacer donativos on line de distintos tipos: aportaciones puntuales, domiciliaciones, “becas de estudio”, estipendios de misa… A modo de ejemplo, una ofrenda de solo 25 euros puede permitir la manutención de una novicia natural de un país de misión durante todo un mes; y con 70 se puede cubrir, no solo el sustento, sino la formación de un seminarista local por el mismo período.

El director nacional de OMP, José María Calderón, explica: “La situación de pandemia en España está siendo terrible y va a tener consecuencias graves; pero somos un país en el que tenemos muchos medios y ayudas, y con una conciencia comunitaria muy grande que contribuye a que todos rememos en la misma dirección. Sin embargo, la situación de pobreza y necesidad que se da en los países en los que están los misioneros es terrible, y nunca van a contar con los medios que tenemos nosotros”. Por eso, añade: “La Jornada de Vocaciones Nativas y los donativos correspondientes son la única manera que tenemos de ayudar a que los seminarios y noviciados de los territorios de misión funcionen. Y en esta situación de pandemia, sin tu ayuda, sin mi ayuda, esos centros van a tener muchas dificultades para poder desarrollar su trabajo: formar y mantener esas vocaciones sacerdotales y religiosas que luego llevarán el amor de Dios a tantas personas que sufren.”

También dentro de su web, Obras Misionales Pontificias ha puesto a disposición de todos el conjunto de materiales elaborado para la Jornada, con recursos pastorales (incluida la revista misionera Illuminare, que puede leerse en su totalidad), informativos, para la cooperación económica, oracionales y litúrgicos. Los sacerdotes que están celebrando misas retransmitidas por radio, televisión, internet y redes pueden hacer una gran contribución a esta Jornada siguiendo el guion litúrgico que se ofrece y teniendo presente la intención de sostener a las Vocaciones Nativas de las Iglesias de misión, que sería el destino de la colecta en el caso de que las misas pudieran celebrarse para entonces con normalidad.

La Jornada de Vocaciones Nativas se celebra desde hace años el Domingo “del Buen Pastor”, IV de Pascua, junto con la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, en un esfuerzo conjunto de la Conferencia Episcopal, de la CONFER, CEDIS y OMP.