OMPRESS-ROMA (14-11-19) Tras la catequesis de la audiencia general de este miércoles el papa Francisco hacía un llamamiento a la concordia en Burkina Faso, tras las terribles noticias que han estado llegando del país africano: “Dirijo un pensamiento especial al querido Burkina Faso, que desde hace algún tiempo sufre violencias recurrentes y en donde recientemente un atentado ha costado la vida a casi cien personas. Confío al Señor a todas las víctimas, a los heridos, a los numerosos desplazados y a cuantos sufren por estos dramas. Hago un llamamiento también para que no falte la protección a los más vulnerables; y animo a las Autoridades civiles y religiosas y a cuantos están animados de buena voluntad a multiplicar los esfuerzos, en el espíritu del Documento de Abu Dhabi sobre la Fraternidad Humana, para promover el diálogo interreligioso y la concordia”.

A este drama ha dedicado también el Papa ayer su tuit diario en la conocida red: “Dirijo un pensamiento especial al querido Burkina Faso, donde un atentado ha costado la vida a muchas personas. Encomiendo al Señor a las víctimas y a cuantos sufren, y hago un llamamiento a las autoridades para que promuevan el diálogo interreligioso y la concordia”.

La semana pasada cinco autobuses de la empresa canadiense Semafo eran atacados en el norte del país. El vehículo militar que escoltaba al convoy fue alcanzado por una bomba y los autobuses fueron ametrallados con el resultado de varias decenas de muertos y numerosos heridos. Es el tercer ataque que sufren trabajadores de esta empresa en los últimos quince meses. En los últimos años grupos de militantes extremistas islámicos del vecino Mali se han establecido en Burkina, llevando a cabo numerosos ataques en la capital y en la zona más al oeste del país. Sólo en los últimos dos meses ha habido más de 60 muertes por estos ataques. El mes pasado fue atacada una mezquita, con una docena de víctimas y, a inicios de septiembre, un convoy de alimentos. Hay que recordar que, el pasado 15 de febrero, el misionero salesiano español Antonio César Fernández era asesinado en un ataque de un grupo terrorista islámico.

Este domingo centenares de fieles de la archidiócesis de Uagadugú hacían un peregrinaje al santuario de Nuestra Señora de Yagma, en un gesto de comunión con las numerosas personas que viven en situación de desplazados internos, víctimas de ataques terroristas y personas que están sufriendo la inseguridad en el país. El cardenal Philippe Ouédraogo, arzobispo de Uagadugú, expresaba en esta peregrinación su pesar por esta crisis humanitaria a gran escala: “desde el comienzo de los ataques terroristas, muchos burkineses no han podido cultivar o cosechar y viven en condiciones de extrema pobreza. Se trata de una gran crisis humanitaria que debe llamar la conciencia colectiva”.