OMPRESS-SRI LANKA (11-03-20) El cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo denuncia la falta de respuestas para los familiares de las 300 víctimas. El cardenal ha declarado a la agencia de noticias UCA News que “la persona de mayor rango en el gobierno debería haber sido llevada al Departamento de Investigación Criminal y haberle preguntado si tenía conocimiento antes de que ocurrieran de los ataques con bomba de Pascua”. Hay información, añadía, “de que los agentes de policía que investigan las explosiones de las bombas del Domingo de Pascua están siendo trasladados”.

Los atentados tuvieron lugar el 21 de abril de 2019, Domingo de Pascua, con tres explosiones en Iglesias cristianas y cinco en hoteles. Causaron además de 300 muertos más de 500 heridos. Se consideró una venganza por los ataques a mezquitas en Nueva Zelanda. Casi en el aniversario de los atentado tendrán lugar elecciones al parlamento en Sri Lanka, el 25 de abril. Existen sospechas de que las autoridades sabían que iba a ocurrir un atentado del que las Iglesias serían el objetivo. El cardenal ha amenazado que los cristianos saldrán a la calle a protestar durante esas fechas haya o no elecciones.

El gobierno ha iniciado varias investigaciones sobre las explosiones, incluidas la llevada a cabo por un equipo presidencial y otra por un comité parlamentario. El cardenal Ranjith compareció ante la comisión de investigación presidencial del 6 al 7 de diciembre del año pasado. El prelado dijo que decidió comparecer ante la comisión para presentar las preocupaciones, las quejas y los puntos de vista de las víctimas, sus familias y la comunidad católica en general.

La archidiócesis de Colombo ha organizado, del 17 al 21 de abril, momentos de oración y horas santas desde las 19:00h en todas las iglesias para rezar por las víctimas de los atentados y sus familias. El 20 de abril habrá vigilias en las Iglesias de San Antonio en Kotahena, Colombo, y San Sebastián en Katuwapitiya, Negombo, donde tuvieron lugar los atentados. La Iglesia destinó 71 millones de rupias -389.000 dólares – de Cáritas para ayudar a 352 familias afectadas por la tragedia.