OMPRESS-LEÓN (4-09-20) En verano, en la mayor parte de las diócesis españolas tenían lugar los tradicionales encuentros con los misioneros que estaban de paso, con sus familiares y con los amigos de la misión, algo que este año no ha sido posible. La delegación de misiones de León ha hecho llegar este verano a sus misioneros una carta de quienes apoyan la misión con su oración y sacrificio que, aunque dirigida a los misioneros de León, abraza a todos los misioneros. Se trata de una carta de las Madres Clarisas de León, dirigida a los “misioneros y misioneras de nuestra tierra que extendéis el Reino de Cristo en tierras lejanas”.

“Aunque este año, por la situación de la pandemia que nos ha tocado vivir, no se puede celebrar la ya tradicional Convivencia de los Misioneros y Misioneras leoneses, os recordamos con el mayor cariño ante el Señor, para que el mismo Señor, por el que sufrís y trabajáis os haga fuertes y generosos y podáis salvar para Cristo muchas almas.

Nosotras con nuestra oración y con nuestra vida oculta y silenciosa, os acompañamos en vuestra, acaso, difícil tarea evangelizadora. Sabemos que la oración no tiene fronteras, por lo cual esta misión nuestra desde la clausura, es muy importante.

Que el Señor os siga ayudando y dando éxito a vuestros trabajos en favor de las almas es lo que pedimos para todos vosotros. Reiterándoos nuestro saludo, os recordaremos siempre ante el Señor”.