OMPRESS-SIRIA (13-12-17) En una entrevista en vídeo, el hermano marista Georges Sabe, de la comunidad de Alepo, Siria, explicaba que la situación está mejorando en el país. Es en Alepo donde, durante estos años de guerra, han trabajado y trabajan los “maristas azules”. Desde julio de 2012, dos hermanos maristas y 80 voluntarios laicos, jóvenes y menos jóvenes, hombres y mujeres, han ayudado a más de 1.000 familias musulmanas y cristianas. Vestidos con camisetas azules – el color de la Virgen – desean recordar a los primeros maristas, los hermanitos de María.

“Ayudamos (a las familias) con el alquiler de las casas”, explica el hermano Sabe en la entrevista realizada en la casa general de los maristas en Roma, “les ofrecemos leche y comida, pero nos estamos orientando cada vez más en su desarrollo y formación”.

“Hoy lo más importante en nuestra misión es ayudar a las personas a que se desarrollen, educar y ofrecerles posibilidades de empleo a las personas que han perdido todo”, señalaba. “También aportamos una presencia cercana a los jóvenes adolescentes, así como la escucha y la relación con cada persona de esas familias”.

La entrevista en: https://www.youtube.com/watch?v=GtWl7VlIcjw.