OMPRESS-REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO (23-04-20) El padre Léonard Ndjadi, superior provincial de los Misioneros Combonianos en el Congo cuenta a las Obras Misionales Pontificias de Francia cómo se vive el confinamiento en este país.

“Tras el encuentro de Superiores provinciales de nuestro Instituto en Roma, regresé a Kinshasa. En Italia, en aquel momento, el coronavirus estaba llegando a en Lombardía. Y también ha llegado al Congo. Hasta la fecha, hemos registrado 235 casos, incluidos 17 curados y 20 muertes. Los vuelos nacionales e internacionales en el aeropuerto de Kinshasa están suspendidos. Declarada epicentro de la epidemia, la comuna de Gombe, el centro de la capital, se encuentra actualmente en cuarentena. Estamos confinados y, serenos, trabajamos desde casa.

Por lo tanto, hemos reorganizado nuestra vida comunitaria. Dedico un poco más de tiempo a la oración personal, confiando al Señor las víctimas de esta pandemia, orando por el personal sanitario y por todos los esfuerzos de nuestros líderes por detener y erradicar este virus. Tres días a la semana, limpio el refectorio, la sala de televisión y mi oficina. Me dedico a escuchar a mis colegas y animar a nuestras comunidades para que no se desesperen y sigan observando las medidas de prevención, higiene y distanciamiento. Acabamos de hacer un vídeo en el que enviamos un mensaje de esperanza a todos frente a esta pandemia.

Esta situación no me impide trabajar: tareas administrativas habituales, organizar un retiro y preparar visitas a las comunidades y a nuestras asambleas regionales cuando la situación se desbloquee. Tenemos comunidades en lugares muy remotos del Congo donde trabajan nuestros hermanos (como en Munbgere en la promoción y evangelización de los pigmeos, Isiro, Butembo, Yanonge). Me llegan sus noticias de manera regular, especialmente en este momento.

Nuestros 35 jóvenes postulantes se encuentran en Kisangani. En el Filosofado, los cursos se han suspendido pero siguen un programa interno de formación. El próximo mes de mayo tendremos las seis primeras profesiones religiosas. ¡Tenemos 12 novicios y 24 escolásticos que se están preparando para la vida misionera! El desafío para nosotros siguen siendo los medios económicos para asegurar su preparación misionera. La formación dura 11 años. Este año, tres de nuestros jóvenes misioneros han sido ordenados sacerdotes y han sido enviados en misión a España, Etiopía y la República Centroafricana. ¡El Señor nos ha bendecido con estos nuevos misioneros que están listos para partir para ofrecer sus vidas al servicio de los más pobres según el carisma de San Daniel Comboni, nuestro fundador!

El llamamiento del Papa Francisco a colaborar con el Fondo de Solidaridad de emergencia para combatir esta pandemia ha sido viene recibido entre nosotros. En nuestra pobreza y nuestra miseria (Mt 12:44), también contribuiremos a través de las Obras Misionales Pontificias. ¡Feliz Pascua a todos!”.