OMPRESS-MADRID (5-06-20) Tras el “Servicio Conjunto de Animación Misionera” (SCAM) varias decenas de misioneras y misioneros buscan que las parroquias y comunidades cristianas de España, vivan como verdaderos discípulos-misioneros. El SCAM es un equipo de misioneras y misioneros de institutos volcados en la misión, que trabajan unidos al servicio de las distintas diócesis para transmitir su amor y vivencia de la misión, de manera que esto impulse a todos los bautizados a vivir su propia vocación misionera. Y así lo llevan haciendo nada menos que cincuenta años desde que se creara en 1970. Una actividad volcada en las campañas misioneras nacionales y diocesanas, en los encuentros de jóvenes, en colegios, parroquias, comunidades. Aportan su testimonio y el de las comunidades de misión a las que sus institutos sirven en tantos países del mundo.

Este equipo misionero solía tener cada año a inicios de junio su encuentro anual para evaluar cómo se ha desarrollado la animación misionera durante el año. La actual situación ha hecho que esta puesta en común haya tenido que ser “virtual”: han elaborado una memoria que recoge las actividades, logros y desafíos de las cinco zonas en que articulan su labor.

Todos los miembros del SCAM tienen un increíble “curriculum” en la misión. Han vivido junto a los fieles de países de África, Asia y América Latina lo que significa descubrir la novedad del Evangelio que también hace nuevas a las personas, a través de experiencia del amor de Cristo. Es esto lo que ellos comparten en retiros sacerdotales, mesas redondas y charlas en colegios e institutos. También valoran la acogida que reciben por parte de las delegaciones de misiones y por tantas parroquias y centros, que muestran su interés por el testimonio de estos misioneros. Como dicen desde el SCAM, “más que contar cosas hay que compartir Iglesia. Después, el Señor hará el resto, que en muchos casos equivale a que Él lo hace todo”.