OMPRESS-ALBACETE (29-01-21) Un grupo de pequeños de la diócesis de Albacete han mandado unas breves e interesantes preguntas a su obispo, Mons. Ángel Fernández, con motivo de la celebración de Infancia Misionera este enero. A continuación las respuestas de Don Ángel, también breves e interesantes.

Para usted, ¿qué significa la palabra “misionero? Cristiano comprometido a dar a conocer a Jesucristo y su Evangelio, entusiasmado con su pertenencia a su Iglesia, evangelizador, testigo del amor de Dios y entregado a los más necesitados humana y espiritualmente.

Un pasaje misionero: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado” (Mc 16,15-16). “Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo…, recibid el Espíritu Santo” (Jn 20,21-22).

¿Cómo animaría a un niño a ser misionero? Transmitirle que Dios lo ha creado dándole la vida humana, que lo quiere mucho y que necesita de su ayuda para que otros niños y muchas personas lo conozcan y lo amen.

¿Ha tenido alguna experiencia en territorio de misión? He visitado en diversas ocasiones las misiones y a los misioneros (Perú, Argentina), he conocido su vida misionera, sus trabajos y logros, sus esfuerzos y sufrimientos y los he animado a seguir realizando la misión de dar a conocer a Dios Padre, a Jesucristo y al Espíritu Santo, y a incorporarse a esta Iglesia recibiendo el Bautismo.

¿Formamos parte de la familia misionera? El sacramento del Bautismo nos incorpora plenamente a la Iglesia, la familia de los hijos de Dios. Por tanto, todos somos misioneros, evangelizadores y todos hemos recibido la misión de evangelizar, de dar a conocer el amor de Dios, manifestado en su Hijo, Jesucristo, y de dar a conocer su Evangelio.

¿Cuál es nuestra misión? Nosotros, en cuanto miembros de la Iglesia debemos ayudar a que se cumpla la misión de la Iglesia católica, que no es otra que evangelizar e incorporar a la Iglesia a aquellos que, habiendo conocido el amor de Dios manifestado en Jesucristo, deseen formar parte de ella y asuman como propia esta tarea.

De los 5 colores misioneros, ¿cuál es su preferido?: El color verde porque expresa esperanza, es decir, la vida, el crecimiento, la renovación y la frescura de una Iglesia joven.

¿Su santo preferido? Aunque tengo muchos y variados: San José.

El mundo iría mejor…: Si Dios y el amor estuviesen presentes y activos en la vida de las personas.

¿Qué hace con su tiempo libre? Mi tiempo no es mío, es para los demás, pero siempre me dejan algún respiro para rezar un poquito más, leer, pensar, escribir, pasear, llamar por teléfono o hablar con algún sacerdote anciano, enfermo o que está muy solo, con algún amigo o personas que aprecio o me aprecian y me necesitan.

¿Su lema episcopal? “Anunciar a Jesucristo”, darlo a conocer y amar. “Evangelizare Iesum Christum”.

¿Cómo ayudar a los misioneros? Rezar por ellos, comunicarme con ellos, tenerles muy presentes, animarlos y ayudarles económicamente.

¿Cómo podemos atender a los niños en las misiones? Queriéndolos, estando cercanos a ellos y sus necesidades, protegiéndoles y procurando que no les falte lo esencial, formarles humana y espiritualmente, ayudarles a crecer como buenas personas y buenos cristianos.

Frase de ánimo… Ser cristiano es ser misionero, aquí y allí. Son necesarios los misioneros/as pues hacen felices a los más necesitados y hacen crecer la Iglesia, la familia de los hijos de Dios.