OMPRESS-LOGROÑO (11-03-19) “Celebrar la primera comunión, comulgar a Jesús, es algo grande, el mejor regalo que vais a recibir a lo largo de toda vuestra vida. Ahora que conocéis mucho mejor el Evangelio que Jesús nos enseñó, ya sabéis muy bien cómo trataba a los demás, sobre todo a los más pobres”, así se dirige el Secretariado de Catequesis y la Delegación de Misiones de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño a los niños de la diócesis riojana que, durante las próximas fechas, celebrarán su primera comunión.

Les proponen, como en otros años, que no olviden a otros niños del mundo y, por eso: “Queremos que conozcáis a unos niños que viven en las calles de Yaundé, la capital de Camerún, que no tienen la suerte de vivir como vosotros: en familia, en una buena casa, con colegios, hospitales… Queremos ayudar a estos niños y a sus familias a vivir felices. Vamos a acordarnos de rezar cada día y a compartir con ellos un donativo con motivo de nuestra Primera Comunión”.

El destino de esta ayuda será el hogar “Hermano Yves” de Yaundé donde 80 niños de entre 9 a 17 años pueden ser recogidos de la calle, en la que se ganan la vida con pequeños trabajos, y mendigando, viviendo a la intemperie, con riesgo de enfermedades y de sufrir violencia; en muchos casos tienen que recurrir a buscar la comida en la basura o robar, muchos caen en las mafias y son obligados a delinquir y terminan en la cárcel.

Un proyecto que viene de la mano del jesuita Alfonso Ruiz, y que tiene un coste aproximado de 30.000 euros. Gracias a los niños de La Rioja que celebran su primera comunión, los 80 niños de este hogar podrán comer, descansar y divertirse e ir al colegio, formarse para un oficio y poder volver con sus familias.