OMPRESS-ROMA (10-09-20) Ayer se celebraba el Día Internacional para Proteger la Educación de Ataques y el Papa Francisco se sumó a esta jornada y en la audiencia de ayer pidió oración y exhortó a la comunidad internacional a hacer un esfuerzo para garantizar la educación. Se trata de una iniciativa de la ONU que recuerda a más de 75 millones de menores afectados por amenazas y crisis: “Invito a rezar por los estudiantes que son privados tan gravemente del derecho a la educación, a causa de guerras y terrorismo. Exhorto a la comunidad internacional a trabajar para que se respeten los edificios que deberían proteger a los jóvenes estudiantes. Que no falte el esfuerzo para garantizarles ambientes seguros para la formación, sobre todo en situaciones de emergencia humanitaria”, señalaba el Papa.

En un mensaje para esta cita internacional, que se celebra por primera vez en este año 2020, el secretario general de la ONU, António Guterres, destacaba la vulnerabilidad de los menores y jóvenes en tiempos de pandemia, que ha provocado el cierre de escuelas en la mayoría de países: “Mientras el mundo está luchando para contener la pandemia de Covid-19, los niños y los jóvenes que viven en zonas de conflicto son los más vulnerables a los efectos devastadores de la pandemia. Debemos asegurarnos de que nuestros niños tengan un entorno seguro en el que adquirir los conocimientos y competencias que necesitarán en el futuro”.

Con la celebración de este día se quiere dar un mensaje claro sobre la importancia de salvaguardar las escuelas como lugares de protección y seguridad para estudiantes y educadores y la necesidad de mantener la educación en lo más alto de la agenda pública. Según Naciones Unidas, más de 22.000 estudiantes, profesores y docentes han resultado heridos, muertos o afectados en los últimos cinco años, en ataques al sector educativo, en los diversos conflictos armados y debido a la inseguridad.