OMPRESS-BRASIL (15-07-20) La Conferencia Episcopal Brasileña hacía pública este lunes una “Carta abierta al Congreso Nacional” el país más grande de Sudamérica para pedir una protección especial para los pueblos indígenas ante la pandemia del covid-19. Esta toma de posición de los obispos de Brasil tiene lugar después de que el presidente Jair Bolsonaro vetara el proyecto de ley (PL) 1142/2020, que prevé ayuda de emergencia para estas poblaciones, frente a la pandemia. Los obispos, en su carta, sostienen que este proyecto legislativo es el resultado de los esfuerzos colectivos de parlamentarios, representantes de comunidades tradicionales y organizaciones de la sociedad civil.

En la carta se recuerda que la Conferencia Episcopal firmó, junto a otras entidades el “Pacto por la vida y por Brasil”, para afrontar la “grave crisis, sanitaria, económica, social y política, que exige a todos, especialmente a los funcionarios del gobierno y representantes del pueblo, el ejercicio de una ciudadanía guiada por los principios de solidaridad y dignidad humana”. Se buscaba responder a los impactos más urgentes de la pandemia, especialmente los que afectan a la vida de los más pobres y vulnerables. Entre ellos, señalan los obispos, están las comunidades indígenas y tradicionales. Los vetos del presidente a la ley desarrollada para ayudar a estos pueblos y comunidades “son éticamente injustificados e inhumanos porque niegan los derechos y garantías fundamentales a la vida de los pueblos tradicionales”. Ponen en riesgo, según la carta, el acceso al agua potable y al material de higiene, la provisión de camas de hospital y cuidados intensivos, ventiladores y máquinas de oxigenación, así como otros aspectos previstos en la ley (PL) 1142/2020, como alimentos y asistencia de emergencia.

La justificación dada por el presidente de la República para vetar la ley – la falta de presupuesto – no se sostiene, afirma la Conferencia Episcopal, dada la reciente aprobación, con el apoyo de todo el congreso nacional, de la Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC) 10/2020, conocida en Brasil como “Presupuesto de guerra”, que autoriza a realizar los gastos que sean necesarios para combatir la crisis generada por el coronavirus. Esta enmienda sirvió de base, por ejemplo, para ayudar a las instituciones financieras.

“Los pueblos tradicionales se han enfrentado a la pandemia durante meses con un número creciente de personas enfermas y muertes en sus territorios”, señala finalmente la carta, por eso, la Conferencia Episcopal de Brasil, “solicita respetuosamente la celebración, lo antes posible, de una Sesión del Congreso Nacional para que todos los vetos de PL 1142/2020 (Ley N ° 14.021) sean analizados y anulados”.