OMPRESS-MADRID (3-04-19) Con motivo de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, el director nacional de las Obras Misionales Pontificias, José María Calderón, presentaba ayer a los obispos españoles los preparativos e iniciativas del Mes Misionero Extraordinario, convocado por el Papa Francisco para el próximo octubre.

Esta preparación se ha encomendado a las Obras Misionales Pontificias que, a nivel internacional, han elaborado una Guía de dicho mes (http://www.october2019.va/content/dam/october2019/documenti/la-guida-mmsott2019/Interno_SPA.pdf). Un ejemplar en papel de la misma ha sido enviado a todos los obispos por la Santa Sede, a través del Nuncio de Su Santidad.

José María Calderón explicó que es la iniciativa más importante a nivel de España de cara al Mes Misionero: el Congreso Nacional de Misiones, que tendrá lugar del 19 al 22 de septiembre, en Madrid, y cuyas conferencias, comunicaciones y reflexiones girarán en torno al lema querido por el Papa para dicho mes: “Bautizados y enviados, la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”. Presentó a los prelados los objetivos y fines del mismo así como un avance de programa de las intervenciones.

En cuanto al mes de octubre, se articulará de acuerdo a los cuatro dimensiones que el Papa ha propuesto la oración, el testimonio, la formación y la solidaridad y caridad. Cuatro dimensiones y cuatro semanas. La primera semana centrada en la oración tendrá como día fuerte el martes 1 de octubre, fiesta de Santa Teresa del Niño Jesús, patrona de las misiones. El director nacional de las Obras Misionales solicitó, por ello, a los obispos que presidan la celebración de la Eucaristía o de unas vísperas en algún convento de clausura que haya en la propia diócesis, para la que las OMP preparan una liturgia misionera. A esta cita misionera podrán seguir a lo largo de esta primera semana de octubre vigilias, rosarios y celebraciones de la Palabra en monasterios, parroquias o santuarios.

La segunda semana dedicada al testimonio se propone que en cada diócesis se tengan mesas redondas, charlas y encuentros con misioneros diocesanos que estén en España. Se anima además a las delegaciones de misiones que pidan testimonios breves, de minuto y medio, grabados con el móvil, a los misioneros respectivos en sus países de misión, que se puedan compartir en las redes sociales y pongan de relieve la vida y entrega de estas mujeres y hombres excepcionales. Para la tercera semana, con la formación como eje, se proponen charlas y conferencias sobre la misión, incluso un pregón misionero en la Catedral, actividades que den un fundamento teológico, catequético y espiritual a la misión.

Por último, explicó el director nacional, la solidaridad y caridad de la cuarta semana son la base para lanzar una invitación a los obispos a presidir, en la catedral diocesana, una gran Misa de envío, que acoja a agentes de pastoral diocesanos y de las parroquias (catequistas, profesores de religión, voluntarios de Caritas, jóvenes, responsables de liturgia y coros…). Una oportunidad única de participar, en el Mes Misionero, en la celebración diocesana del envío, con una liturgia que, una vez más, se propondrá desde la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias. Se está también dando pasos para tener, durante esa última semana, una gran vigilia de oración en Madrid con jóvenes que hayan participado en alguna actividad misionera de verano, una vigilia concierto que pudiera ser expresión de la juventud misionera en la Iglesia.