Veintiún sacerdotes de diversas diócesis españolas, pertenecientes a la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA), se encuentran actualmente desempeñando su ministerio sacerdotal en la Iglesia en Chile. Un puñado de ellos son los protagonistas de algunos programas de “Pueblo de Dios” que se emitirán en La 2 de Radiotelevisión Española (RTVE). El primero de ellos será este domingo día 22.

Cuando el sacerdote Antonio Montero, director de “Pueblo de Dios” (La 2 de RTVE), pidió la colaboración de Obras Misionales Pontificias para organizar el viaje a Chile y contactar con los misioneros, nada hacía presagiar que el viaje, realizado del 11 al 24 de noviembre, se produciría en uno de los momentos de más tensión que el país ha vivido en los últimos 30 años. Nada más llegar, el equipo de RTVE tuvo que esquivar una huelga nacional al salir del aeropuerto; grabó en una catedral cerrada al público por miedo a nuevos ataques en los templos; y sufrió los efectos de las barricadas que cortaban el tráfico, lo que les obligó a hacer más kilómetros de los previstos.

Sin embargo, como ha expresado el director de “Pueblo de Dios”, “la tensión se transformó en paz y alegría” al encontrarse con los misioneros. En Santiago de Chile, con la experiencia del obispo emérito de San Carlos de Ancud, monseñor Juan Luis Ysern de Arce; o con la del padre Jesús Bonachía, durante mucho tiempo responsable de la OCSHA en Chile. En las periferias de la capital, con el trabajo pastoral del padre Modesto Núñez entre los migrantes haitianos acogidos en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en Lo Espejo; con la ingente tarea del padre Félix Zaragoza, multiplicándose en la misión del Niño Dios, en Malloco, para atender necesidades tan básicas como la alimentación o la educación. Allí se celebró una eucaristía para pedir por Chile, a la que acudieron personas de toda condición que llenaron el templo.

La segunda parte del viaje tuvo lugar al sur del desierto de Atacama, en el norte de Chile. La diócesis de Valencia ha enviado allí durante años a sus sacerdotes para colaborar en la diócesis hermana de Copiapó. El equipo de RTVE pudo comprobar hasta qué punto los sacerdotes de la OCSHA en esta región han influido en el fortalecimiento de la Iglesia local. De hecho, el actual administrador apostólico de la diócesis, Jaime Pizarro, es un sacerdote chileno que ha estudiado en Valencia.

En Huasco, con el padre Enrique Sarneguet, los reporteros se adentraron en el desierto; con el padre Miguel Hernández, subieron a las capillas del altiplano en Vallenar y comprobaron el compromiso de la comunidad parroquial con discapacitados y enfermos de Alzheimer; y con el padre Juan Pedro Segarra, conocieron las principales fundaciones valencianas en Copiapó: el asilo de Santa Teresa Jornet, de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, y el monasterio de la Inmaculada de Atacama, fundado por las Dominicas contemplativas llegadas desde Torrent.

Antonio Montero y su equipo han sido testigos de la vocación misionera, canalizada a través de la OCSHA, de un grupo de hombres que viven la petición formulada por Pío XII de ofrecer un servicio temporal como sacerdotes “fidei donum”. La OCSHA continúa el espíritu del Concilio Vaticano II enviando sacerdotes diocesanos a América Latina. En este caso, y como dice Antonio, se trata de “los rostros de misioneros españoles en una Iglesia chilena que escucha el clamor de su pueblo”. Sacerdotes diocesanos que evangelizan tanto allí como aquí; algunos, como el padre Modesto, consideran incluso que no merecen que un equipo de televisión les vaya a grabar, porque, en realidad, “no hacen nada espectacular”. Sin embargo, desde la sencillez, estos sacerdotes de la OCSHA presiden parroquias “vivas”; cada uno con un estilo propio, pero todos siguiendo a Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote.