OMPRESS-BRASIL (18-02-21) La tripulación del barco hospital “Papa Francisco”, el barco que recorre el Amazonas, al servicio de las comunidades ribereñas aisladas, también ha sufrido el impacto de la pandemia con ocho tripulantes hospitalizados, entre ellos su director, el franciscano Joel Sousa.

El estado brasileño de Amazonas, cuyo territorio coincide con una gran parte de la selva amazónica de Brasil, alcanzó ayer la cifra de 10.000 muertos desde el inicio de la pandemia, con 108 muertos en las últimas 24 horas. La mayoría de ellos se han registrado en las últimas semanas, durante la terrible segunda ola, en la que se ha sufrido “variante brasileña”. Hace dos días en la capital Manaos hubo 106 entierros, con al menos sesenta muertos por el virus. Pero la situación sigue siendo grave también en los demás municipios y todavía hay más de 500 pacientes de Manaos hospitalizados en otros estados brasileños.

El arzobispo de Manaos, Mons. Leonardo Steiner, ordenaba que las misas para ayer Miércoles de Ceniza, inicio de Cuaresma se siguieran celebrando sin fieles, pero también ha pedido a los párrocos que bendigan las cenizas y se encarguen de su distribución a los fieles en los próximos días, en momentos adecuados y manteniendo las normas sanitarias.

Mientras tanto, la pandemia también se siente más al norte, en Roraima, y en el otro gran Estado amazónico de Brasil, Pará, donde hay una dramática falta de oxígeno en algunos municipios. Desde Óbidos, el municipio ribereño del Amazonas, llega una noticia de impacto simbólico: ni siquiera el buque hospital “Papa Francisco”, que navega por la cuenca del Amazonas desde hace aproximadamente un año y medio, se ha librado de la pandemia. El obispo de Óbidos, Mons. Bernardo Johannes Bahlmann, en una nota anunció que fray Joel Sousa, el franciscano a cargo del barco, y otros siete tripulantes están hospitalizados en el hospital de Juriti. Casi todos los demás que operan en el barco siguen siendo positivos, pero asintomáticos. Un barco al que se unirá dentro de poco el “San Juan XXIII”, que se está adaptando como barco hospital para unirse al “Papa Francisco” y que será el tercero, con el “San Juan Pablo II”, que gestione la Asociación y fraternidad Lar São Francisco de Assis na Providencia de Deus, en el Amazonas y sus afluentes.