OMPRESS-BANGLADESH (15-09-20) Richard William Timm fue un biólogo de primer orden, educador durante años, humanista, pionero del desarrollo, activista por los derechos humanos, pero sobre todo, misionero, durante seis décadas en Bangladesh, que ha llorado su pérdida. Este religioso de la Congregación de la Santa Cruz ha fallecido en South Bend, Indiana, Estados Unidos, pero su corazón estaba en Bangladesh donde vivió como misionero.

El padre James Cruze, provincial de la Congregación de la Santa Cruz en Bangladesh, ha valorado para la agencia católica UCA News la labor del padre Timm: “Le encantaba la misión en Bangladesh y servir a la gente pobre a la que se niegan sus derechos. Estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para defender la dignidad de estas personas. Era un hombre para todos y siempre miró a las personas con igual amor y compasión”. Esto le llevó a correr “grandes riesgos en su vida mientras cumplía con su misión. Incluso criticó a los gobiernos por no apoyar a los necesitados, los pobres y los oprimidos”.

El padre Timm recibió el premio Ramon Magsaysay, considerado el Premio Nobel de Asia, en 1987 por “sus 35 años de compromiso sostenido de mente y corazón por ayudar a los bangladesíes a construir su vida nacional”. En 1978, el Vaticano le otorgó Pro Ecclesia et Pontifice, el más alto honor que el Papa confiere a los laicos y al clero de la Iglesia Católica, por su destacado papel en la rehabilitación y el desarrollo de las personas a través de Caritas Bangladesh.

Superior de la Santa Cruz en Bangladesh, e historiador y cronista de la congregación en el país, contribuyó al desarrollo del país, primero en el sector de la educación y luego en el de las ONG. Así lo reconocía el vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Bangladesh, que rendía homenaje al misionero, valorando su labor como activista de los derechos humanos. Debido a su firme postura contra la opresión de los pueblos tribales en Bangladesh, tras un encuentro en la ONU, se le prohibió volver a Bangladesh, pero aún así volvió y continuó con valentía su actividad a favor de los derechos humanos.

Richard W. Timm, nacido en Indiana el 2 de marzo de 1923, fue ordenado sacerdote de la Congregación de la Santa Cruz en 1949. Después de completar su maestría y un doctorado en Biología en la Universidad Católica de América, fue enviado a la entonces Bengala Oriental, el actual Bangladesh, como misionero. De 1952 a 2016, el padre Timm fue misionero en Bangladesh y ganó fama como una figura legendaria. Hizo contribuciones destacadas en los campos del descubrimiento y la investigación biológicos, la educación, el desarrollo social, la justicia y los derechos humanos. Es autor de muchos libros y publicaciones y obtuvo un gran reconocimiento por su papel fundamental durante la Guerra de Independencia de Bangladesh de Pakistán en 1971. Escribió en secreto a Washington sobre el genocidio llevado a cabo por el ejército de Pakistán durante la guerra y movilizó a la opinión pública a favor de la independencia de Bangladesh. El gobierno le otorgó la ciudadanía honoraria y en 2012 fue uno de los cuatro sacerdotes católicos que recibieron reconocimientos por su labor en la Guerra de Liberación de Bangladesh.

A su llegada a Dhaka, comenzó y dirigió el departamento de Ciencias del St. Gregory’s College, dirigido por su congregación, en la capital del estado, Dhaka. Establecido en 1949 y luego rebautizado como Notre Dame College, se considera uno de los mejores institutos educativos de Bangladesh gracias a la excelencia en los resultados académicos, la disciplina y las actividades curriculares. Allí enseñó Biología hasta 1971. Fue un biólogo y zoólogo de renombre internacional que descubrió unas 250 especies de nematodos marinos, incluida la Timmia parva, que recibió su nombre. Fue uno de los fundadores y primer director de la Asociación de Agencias de Desarrollo en Bangladesh (ADAB), el organismo principal de ONG para la negociación, la creación de redes y la coordinación.