OMPRESS-ANGOLA (24-10-18) Ayer miércoles tenía lugar en la ciudad de Ndalatando, en Angola, el entierro de los restos mortales de quien fue el primer obispo de la diócesis del mismo nombre, Mons. Pedro Luis Scarpa, misionero italiano que ha dedicado sesenta años de su vida a la misión en Angola. Cientos de fieles llegados de toda la provincia de Cuanza-Norte, cuya capital es Ndalatando, asistieron a la ceremonia. Han sido muchas las manifestaciones de dolor y luto por la desaparición de este obispo que era muy querido. Se han destacado sus cualidades como misionero y el celo por sus fieles, sobre todo en el periodo del conflicto armado, cuando destacó por la ayuda que prestaba a todos. A la ceremonia fúnebre, presidida por el nuncio del Papa en Angola, Mons. Petar Rajic, ha contado con la presencia de obispos, sacerdotes y misioneros, llegados desde todo el país.

Ha muerto a los 93 años y fue en marzo de 1990 cuando el Papa Juan Pablo II le nombraba obispo de la diócesis de Ndalatando, una diócesis de misión recién creada. Desempeño su cargo hasta el año 2005, cuando le sucedió Mons. Almeida Kanda, que es el obispo actual. Miembro de la Orden Capuchina, el misionero había nacido en Venecia, Italia, en 1925. Llegado en los años sesenta a Angola, antes de ser obispo de Ndalatando fue obispo auxiliar de Luanda, la capital de Angola. Tras su renuncia como obispo, siguió desempeñando labores pastorales en la Parroquia de Fátima, en Luanda, que está a cargo de los misioneros capuchinos.

Se recuerda su importante papel en la promoción y construcción de escuelas, de centros de formación profesional y la expansión de la actividad misionera a los municipios de esta provincia del norte de Angola.

El actual obispo Mons. Almeida Kanda ha destacado el hecho de que el cuerpo de este obispo misionero descanse en la Catedral local, como un recuerdo de las raíces misioneras de la Iglesia en Ndalatando.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer