OMPRESS-MALLORCA (14-02-19) La Delegación de Misiones de Mallorca (Mallorca Misionera) y los Colegios Diocesanos de la diócesis balear han ofrecido una oportunidad única a los profesores de estos centros. Se trata de vivir el próximo agosto una experiencia de misión cerca de algunas de los numerosos misioneros mallorquines que se desgastan por los demás lejos de su tierra. “Te ofrecemos la oportunidad”, señalan “de unirte a nosotros y compartir una nueva experiencia de solidaridad, crecimiento personal, compromiso… poniéndonos al servicio de los más necesitados siguiendo los pasos de Jesús por caminos nuevos”.

Esta iniciativa, querida por el mismo obispo de la diócesis, Mons. Sebastià Taltavull, ya ha tenido una respuesta positiva. Nada menos que 17 docentes comenzaban ayer hoy una formación específica para su marcha en agosto a algún país de América Latina, donde, junto a los misioneros, “trabajaremos conjuntamente para que, una vez allí, aportes lo mejor de ti y cuando vuelvas des testimonio de lo que has vivido y así seguir colaborando con los proyectos en misión”. La formación será de carácter mensual hasta su marcha a cinco países donde congregaciones religiosas de Mallorca tienen presencia misionera: Perú, Panamá, Bolivia, Honduras y Nicaragua.

Una de los alicientes que han tenido estos profesores para sumarse a esta aventura en la misión ha sido el testimonio de otros profesores que la vivieron cuando eran jóvenes. Destaca el de Toni Salvà que, tras aquellas vivencias, reconoce que “la realidad de nuestras misiones me ha marcado la vida: el mundo lo hemos de mejorar entre todos, y debemos empezar desde nuestro entorno”. O Mª Àngels Ambrosio: “¿Te atreves a descubrir cuál es la ‘Misión’ dentro tu vida?”. En definitiva, como dice Martí Vallés, para animar a sumarse, es que esta “experiencia misionera no te marca en el país de misión, sino que te das cuenta de lo que ha supuesto cuando vuelvas a casa”.

La idea es que realicen su labor docente al lugar al que vayan, aunque tendrán que hacer, como los “misioneros”, un “mucho de todo”. Por eso, vienen muy a cuento las palabras de ánimo del Papa Francisco a la hora de vivir la misión: “Conserva la esperanza, déjate sorprender por Dios y vive con alegría”. La iniciativa de esta experiencia misionera dirigida a los profesores se ha extendido también a alumnos de más de 18 años de los centros diocesanos que se quieran sumar a la misma. Tres chicos que estudian enfermería en FP también se han “dejado sorprender por Dios” y también partirán en verano a la misión desde su hermosa isla.