OMPRESS-NICARAGUA (11-07-18) “La Iglesia de Nicaragua repudia y lamenta profundamente la agresión física y verbal, que fueron objeto este día en la Basílica Menor de San Sebastián en Diriamba, Su Exc. Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de Managua, Su Exc. Silvio José Báez, Obispo Auxiliar, el Nuncio Apostólico Mons. Waldemar Somertag representante del Santo Padre en Nicaragua.

La delegación cumplía la misión de Jesucristo, estar al lado del pueblo sufriente, una visita pastoral a Sacerdotes y fieles de la zona de Carazo, víctima de policías, paramilitares y turbas produciendo muerte y dolor”.

Esta es la nota hecha pública por la Conferencia Episcopal Nicaragüense tras la agresión que sufrieron el lunes por parte de paramilitares y grupos de choque del gobierno del presidente Daniel Ortega que asediaban la Basílica de San Sebastián en Diriamba. Habían acudido para mostrar su cercanía a los sacerdotes y fieles de Diriamba y Jinotepe, en el departamento de Carazo, donde fallecieron este domingo 14 personas. Los prelados, que resultaron heridos, destacaron que lo grave no es que hayan sufrido un ataque, sino la situación del pueblo nicaragüense.

Las Conferencias Episcopales de varios países latinoamericanos, como México, Costa Rica y Panamá, han expresado su consternación por los hechos y su apoyo al pueblo y a la Iglesia de Nicaragua.

Nicaragua lleva sufriendo tres meses de represión gubernamental y manifestaciones masivas en contra del gobierno de Ortega. El gobierno aprobó la reforma de la Seguridad Social con recortes en las jubilaciones y aumento de impuestos. Las huelgas y manifestaciones de universitarios y campesinos fueron reprimidas con una brutalidad sin precedentes, con 320 muertos desde abril. El apoyo de la Iglesia a las manifestaciones y su denuncia de la situación, no impidieron que intentara mediar para buscar el fin de la violencia, sin obtener resultados.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer