OMPRESS-MÉXICO (18-03-21) La hermana María Gloria Borobio Navarro es Mercedaria Misionera de Bérriz. “Yo amo a las misiones como a la niña de mis ojos y tengo centrado en ellas mi entusiasmo, mi cariño y toda mi vida”, decía su fundadora, la beata bilbaína Margarita María López de Maturana. Y es lo que ha hecho con su vida esta misionera zaragozana, ya mayor. Escribe a Obras Misionales Pontificias desde Guadalajara, México:

“Ha pasado casi un mes desde que cumplí mis ¡90! años y agradezco muy cordialmente la felicitación de Obras Misionales Pontificias – más vale tarde que nunca. Soy de la parroquia de san Gil de la diócesis de Zaragoza y no me esperaba que también vosotros nos tuvierais en cuenta personalmente. ¡Gracias!

Aquí estoy echando punta en cuestiones de catequesis. Mientras Dios me tenga en este mundo, y parece que todavía con facultades… al menos me piden cosas… y mis días se llenan rápidamente. Ciertamente que ahora estoy en una casa de retiro, lejos de la misión, cuando estaba con gente más pobre entre cafetales, en situaciones precarias, de inseguridad, persecución, etc. Porque así era en otros tiempos de mi vida en Guatemala, en donde fui testigo de que vivir la fe suponía de verdad, como en los tiempos de Roma, jugarse la vida. Época de mártires.

Quisiera gritar al mundo entero lo que realmente merece en la pena en la vida. Aquí lo hago en cuantas ocasiones tengo, con gente de todas las edades, en un ambiente acomodado socialmente al que es necesario sacudir… Mil gracias por vuestro recuerdo. Estamos en la misma barca, en medio de la misma tempestad, aunque en diversos lugares del mundo.