OMPRESS-CANARIAS (20-02-18) Estrella Arjomil es una misionera diocesana de Santiago de Compostela que está en Pemba, Mozambique, cuidando a enfermos de lepra. Visita a los leprosos para acompañarles, atenderles, y hablarles de un Dios que se preocupa por ellos. A pesar de las limitaciones, la misionera afirma que su misión vale la pena, y que Dios se sirve de ella para seguir consolando a los pobres.

Estrella está de visita en Canarias y, como informa la delegación de misiones de la diócesis, quien quiera conocer su testimonio en persona lo podrá hacer la semana del 3 y 4 de marzo. El sábado 3 de marzo, a las 19:00 hablará sobre su misión en la Parroquia de San Sebastián, en Agüimes. El domingo 4 de marzo estará a las 10:00 en la Parroquia de San Pedro Mártir (El Doctoral), a las 12:00 en la Parroquia de San Rafael Arcángel (Vecindario) y a las 19:00 en la Parroquia de La Santa Cruz (Castillo del Romeral).

En una carta cuenta: “Tengo la gran suerte de ser misionera en Mozambique desde hace 10 años, 7 de los cuales los pasé en Maputo y hace un poco más de tres que estoy en la provincia de Pemba (Cabo Delgado). Aquí estoy trabajando directamente con personas afectadas por la lepra. Muchos de nuestros hermanos están sufriendo las graves y duras consecuencias de esta enfermedad, que es de las más antiguas, y que todavía continúa.

El Papa nos invita constantemente a ser Iglesia en salida, ir al encuentro, llevar la buena noticia con nuestra vida. Esta es mi misión aquí en Pemba: llegar a las aldeas donde hay personas afectadas por la lepra, estar un tiempo con ellos, escuchar sus preocupaciones, darles un poco de formación. Sobre todo, que sientan que no están solos y que Dios los ama (da igual la religión que profesen, pues la mayoría son musulmanes), y que es Él quien me envía a ellos. También hacemos diagnósticos. Este mes pasado encontramos un joven con 41 años, sin dedos en las manos ni en los pies y con úlceras, nunca había sido atendido en un centro de salud. ¡Se me encogió el alma! Jesús nos dio gran ejemplo de pararse, escuchar, tocar y curar a los leprosos. Su labor continúa…

Aquí hay muchísima necesidad. Necesitaríamos muchas manos, muchos corazones unidos para poder dar respuesta a tanta pobreza, no solo de comida. Pobreza en la educación, en la salud, embarazos precoces, epidemia de SIDA y tuberculosis, etc. Pero aún viendo nuestra gran pobreza por los poquitos misioneros que somos, es hermoso ver como Dios se vale de nosotros como un día lo hizo con Moisés, y también nos dice a nosotros: ‘he visto, he oído el clamor de mi pueblo. Vete a liberarlo’. Y este es el motivo de estar aquí: ser sus pobres instrumentos para que llegue el amor de Dios a cada uno de estos nuestros hermanos.

Es impresionante y sorprendente como Dios empuja y da fuerzas. Muchas veces los caminos son pésimos, tener que cruzar pequeños ríos para llegar a algunas aldeas… Pero vale la pena arriesgar por poder llegar a ellos y apretar sus manos como una tierra sagrada.

¡Soy feliz con estos mis hermanos… mis CRISTOS!”.